¿LA GRAN LOLE?

Martes 25 de octubre de 2016
Comentá (4)

“QUÉ BUENA ANÉCDOTA…”,

Esta es la respuesta que Visión recibió de Esteban Guerrieri tras contarle aquella recordada desobediencia de Carlos Alberto Reutemann en el Gran Premio de Brasil 1981 y comparar aquel cartel del “Jon-Reu” que le puso el equipo Williams  para ordenarle dejarlo ganar a Alan Jones y  Lole dijo no ver, con esos mensajes por radio que partieron del box de Toyota indicándole que debía darle paso a Rossi y que Esteban reconoció no haber contestado..

Años después de aquel lluvioso dominó en el desaparecido Jacarepaguá, Reutemann admitió haber visto el famoso cartel y  su premeditada desobediencia. ¿En algún momento, Guerrieri revelará lo que verdaderamente pasó en El Zonda?.  Ojo, que bien pudo ser  lo que contó con  insistencia diciendo que iba a esperar los últimos metros para dejarlo  ganar a Rossi.

Nunca se habrá si hubiese cumplido aunque de haberlo hecho, tácitamente habría sido un signo de rebeldía para una orden impartida antes de largar. Porque la hubiese cumplido de la manera más humillante para su compañero. “Ves te gané, pero ahora te tengo que dejar ganar porque me lo ordenan…” es el mensaje que se manda con esa actitud.  Humillante por cierto para quien la recibe como también resulta humillante el momento para quien del otro lado tiene que escuchar la orden de dejar pasar a su compañero.

Reutemann seguido de Jones. Una situación que no se modificó pese a la orden de Williams.

 

¿Y si cómo pasó como con Reutemann hace 35 años,  Guerrieri decidió rebelarse por alguna situación interna del equipo?. Puede ser también.  Sólo Esteban lo sabe. Fácil y ligera es una condena inicial a su actitud sobre la base de la falta del cumplimento de las órdenes y de un contrato, compromisos que también existían en el caso de Reutemann con Williams. Dicen que para juzgar  verdaderamente las actitudes de las personas  hay que ponerse en sus zapatos.

No hay muchos que pueden hacerlo en el caso de Guerrieri. Si,  pueden evaluarse declaraciones y situaciones. El “siento que el equipo no me tiene confianza…”,  sonó tan duro como sorprendente en la conferencia de de prensa pero confirmó esa situación de cierto aislamiento que parece rodear a Esteban desde hace un tiempo en Toyota. Visión lo  percibió el fin de semana al verlo solitario en el hotel en que se alojó en San Juan mientras sus compañeros se hospedaban en otro lugar.

Es cierto que  pudo ser casual pero la confesión de Guerrieri  de “la falta de confianza del equipo” , amplió las dudas sobre su situación en el equipo, donde muchos ya lo dan por ido para el 2017. La confesión de un par de pilotos de punta de haber recibido ofertas de Toyota avalan esa avanzada presunción. También la respaldó la suposición que “si  hizo eso porque  sabe que se va del equipo me da mucha bronca… ”,  que en su descarga de bronca contra Esteban escapó del siempre prudente Darío Ramonda. Se ve que el hombre sintió tocado no sólo su don de autoridad sino su alto orgullo.

A diferencia de Reutemann y Jones, Guerrieri y Rossi compartieron el podio.

 

Si  ocurrió realmente lo que contaron los protagonistas con sus múltiples versiones, extraña en el marco de una categoría, un equipo y pilotos  tan profesionales, que no se hayan marcado con claridad el momento y la forma de cumplir la orden. Este es el gris que ayuda a Guerrieri para defenderse de quienes lo acusan de desobediente y argumentar que todavía tenía tiempo para cumplir la orden, pero también es el terreno propicio que le sirvió para construir, si es que qué existió, su actitud rebelde.

¿Por qué Guerrieri no preguntó cómo y cuándo debía darle paso a Rossi?. Tal vez porque ya tenía pensado qué hacer y por donde encontrar el hueco para su rebelión. ¿Por qué no se lo marcó claramente el equipo?. Tal vez porque podía encontrarse con una dura repuesta de quien, ya ve su futuro afuera del equipo. O ¿a alguien le gusta seguir acatando órdenes, de quien  ya lo descartó para el futuro?.  Es cierto que hay compromisos, contratos y otras cosas materiales pero también existe un ser humano, con sus sensaciones donde entre otras habita la bronca ante tantas miserias que suele ver. Generalmente no puede expresar esa bronca ahogado en un mar de compromisos e intereses. A veces hay excepciones. Pudo ser una la de Guerrieri en Zonda. O simplemente lo sucedido fue el fruto de una falta de buena comunicación. En cualquier caso, bienvenido sea porque sirvió para matizar un automovilismo  nacional poblado de grises. ¿Se hubiese hablado y escrito tanto de la carrera con un prolijo 1-2 de Toyota?  Al fin de cuentas,  ¿no son estas situaciones y actitudes de pilotos las que se que se reclama últimamente  para devolverle atractivos al automovilismo argentino?

Pongámonos  de acuerdo entonces para analizar  estas situaciones, como también los criterios sobre las famosas órdenes de equipo, tan antiguas como polémicas y antipáticas. Muchos pilotos  le deben triunfos y hasta campeonatos nacionales y mundiales. Defendidas por los dueños de equipos, como es entendible, aceptadas con resignación por los corredores, son unánimemente  rechazadas por el público que ven esa digitación de posiciones como una burla a la promesa de competitividad conque se lo convoca a un autódromo.

Esa unidad de criterios sobre un tema tan polémico como las órdenes de equipo llevará por un lado a que algunos sigamos aplaudiendo como hace 35 años aquellas rebeldía de Lole en Brasil y al mismo tiempo entendamos a Guerrieri por lo que pasó en El Zonda. Por el contrario, y siempre sobre la base de un criterio único, quienes condenaron duramente  la actitud  de Esteban deberán replantear  lo dicho durante tantos años sobre lo que hizo Reutemann.

 

Por  Miguel Sebastián

Fotos: AIF y cosasde autos.com.ar

¡Enviá tu comentario!

Aviso: Los comentarios con malas palabras, links a webs externas y off-topic podrán ser borrados. Los usuarios reincidentes podrán sufrir la anulación de sus cuentas.

Sitio web

 

4 comentarios

25.10.16

Tal vez me equivoque pero creo que en aquella ocasión Reutemann le llevaba gran diferencia al segundo y fue creo ese su argumento para el resultado. Me parece que guerrieri hizo lo que correspondía como piloto (y lo que muchas personas reclaman) ) pero no como profesional.

Responder
25.10.16

Yo creo que Guerrieri, hasta ese momento venía pensando si lo dejaba pasar a Rossi o no.Pensandolo como piloto profesional que lo es y sabiendo que le tenía que ceder el puesto a Rossi ; Lo tenía que hacer en las primeras vueltas a lo sumo despues del abandono de Canapino.Pero como Guerrieri estaba fuera del equipo para 2017, se le deben haber cruzado muchas ideas por la cabeza y todo terminó de esa manera.

Responder
25.10.16

SR. MIGUEL SEBASTIAN LE CONSULTO YA QUE PARECE A NADIE INTERESARLE SOBRE EL PUBLICO QUE PAGA UNA ENTRADA PARA VER UNA CARRERA DE AUTOS Y PILOTOS…
ESTE TEMA DE ORDENAR QUIEN TIENE QUE GANAR Y QUIEN SALIR SEGUNDO COMO LO HIZO EL SR. RAMONDA Y QUE NO ES EL UNICO, NO IMPLICA UNA ESTAFA PARA QUIEN PAGA POR VER UNA CARRERA?
PORQUE NADIE HABLA DE ESTO? DE LA ESTAFA QUE GENERAN ESTOS HECHOS, QUE A MI ENTENDER, ECHAN LITERALMENTE AL PUBLICO DE LAS CARRERAS DE AUTOS…AHORA SI QUEDA EN EVIDENCIA QUIENES HACEN TODO LO POSIBLE PARA QUE AL PUBLICO NO LE INTERESE EL “DEPORTE MOTOR”.

Responder
26.10.16

ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO CON OSCAR A NADIE LE IMPORTA EL PUBLICO QUE ASISTE A VECES CON GRAN ESFUERZO Y MUCHAS (MUCHÍSIMAS) INCOMODIDADES. INSISTO SI ROSSI QUERÍA SALIR ADELANTE SE HUBIESE JUGADO Y SI TENIA MIEDO DE TOCARSE CON ESTEBAN QUE NO SE SUBA AL AUTO. YO VI LO QUE QUERÍA VER UNA BUENA CARRERA Y UNA GRAN MANIOBRA DE CHAPUR….EN LA ULTIMA VUELTA QUE YA LA VENIA PREPARANDO DE ANTES, NINGÚN “PERIODISTA ESPECIALIZADO” VIO LO QUE HIZO CON MUCHO MERITO EL CORDOBÉS….

Responder

ARTICULOS RELACIONADOS