LA VEREDA DEL SOL

Miércoles 04 de enero de 2017
Comentá (8)

EL PASACALLE, de su encumbramiento al presente.

Inmerso en el silencio mediático por el que se inclinó y la mayoría de la prensa especializada avaló sin buscar respuestas, después de su tempestuosa y volcánica salida de la presidencia de la ACTC, donde supo reinar durante tantos años, sin reparos y todopoderoso.

Acido observador -aseguran- de los movimientos deparados por el Turismo Carretera desde que el sol dejó de calentar la vereda del sol que caminaba dejando invariable su huella, algo que para unos nunca iba a suceder.

El hombre, Oscar Aventín, acaba de cumplir 70 años, el pasado 26 de diciembre, y entre el orgullo que no declina y la iniciativa de dos de sus hijos Patricia y Diego, surgió el festejo. El lugar, de onda, un sofisticado reducto nocturno que a los pocos días inauguró su dueño, el Pumita. Como el Puma desprendido de cualquier resabio teceísta por deseos propios, u obligados por las circunstancias que marcaron el abrupto declive de ambos.

 

Aventin sentado en la trompa del Ford con que ganó el título de TC en 1991, brinda por sus 70 rodeado de sus nietos

 

El saco blanco finoli que parecía “no hablar español”, como jaraneó un invitado, como tantas pilchas que abundan en su vestidor; los zapatos marrón claro al tono, y una camisa impecable como el pantalón. Lo pintaron de cuerpo entero, ni hablar cuando se calzó la gorrita blanca con dos iniciales, ¿cuales si no?: O.A.

Unos 180 invitados monitoreados sus convites, dicen, por Patricia y Diego, ocuparon el distinguido lugar. ¿Donde?, en Castelar, en la calle Santa Rosa al 1100. Al Puma cuentan, lo llevaron medio “engañado” al ágape en su honor. Pero cuando llegó y vio al Ford negro y rojo en la entrada, una continuación de sí mismo, con el que salió campeón en el ´91, auto que se expone en el Museo Juan Manuel Fangio de Balcarce, al que se lo pidieron especialmente prestado, la sorpresa dejó de ser sorpresa.

 

En su fiesta, micrófono en mano, como durante tantos años.

 

Era la fiesta por sus 70 pirulos que tuvieron como paso previo y duro, hace poco más de un año, una entrada a boxes cuando debieron operarlo del corazón, y se dijo, su familia luego, le cerró las puertas a cualquier visita que llegara al sanatorio con el escudo de la ACTC.

“¿El Falcon con el que Oscar ganó el campeonato del ´92?, está en Museo de los autos de TC en el Mouras de La Plata que armó Hugo (Mazzacane)“, respondió, cuentan un convidado a otro con su mujer emperifollada de prima relojeándolo para ver que no dijera nada de más. Dio por sentado claro, que era impensado tener al otro Ford esa noche ahí junto al que reposa en el Museo del Chueco.

Aventin vivió una gran noche, rodeado por su esposa Lidia, su familia, hijos, nietos, amigos de la primera hora como Viola padre y su hijo Hugo, acompañante en una etapa de su vida de corredor cuando los éxitos caían casi en racimo. Sin el perfume teceísta que supo rodearlo y regodearlo; y con la lógica ausencia de ambiente del TC del que tanto se nutrió.

Los tiempos inexorablemente son otros aunque el pasacalle que lo recibió, rezara “Hace 70 años nacía la leyenda”, parafaseando al título que la revista Crono volcó en su páginas, el día que Diego se coronó campeón de TC en el 2013.

Y no podía faltar, no hubiera sido el Puma; copa de champú con aroma francés en mano, saludó, brindó con invitadas, invitados, por el lado de la prensa Enrique De la Fuente (propietario y director editorial del Grupo Crono TC), Osvaldo Tarafa, conductor del programa de radio “Turismo Carretera”, Angel de Luca, director de otro programa que hace foco en el TC, “Pole Position”; el eterno Negro José Luis Barraza, inventor de TC La Revista hoy transformada en programa radial y convertida a formato digital por su hijos, y por ahí unos parecieron ver también entre los participados al Laucha Hector Rios. Acompañante de Carlos Pairetti, luego corredor de  vieja guardia del TC y directivo hasta hace poco. Hasta que parece, una dura discusión con Hugo Mazzacane el presi que comanda con su impronta a la ACTC tras la partida de Aventin, surgida en diferencias serias de enfoque en la forma de encarar algunos aspectos del TC, habrían dejado al margen al Laucha.

El Puma observador silencioso loa avatares aceteístas (sólo lo escuchan sus íntimos y allegados), no dejó de desplegar esa sonrisa ganadora que no lo abandona, aunque el sol fierrero se haya convertido en crepúsculo. Y habló, pese a las sugerencias de Patricia y Diego que fuera cauto;  pero no pudo con su genio y soltó alguna de esas frases grandilocuentes como tantas que supiera abonar, algunas para provocar una sonrisa o avalar, otras para censurar y con dureza. ¿Te acordás de la recordada y tan desafortunada que mandó, cuando a horas de la muerte de Guido Falaschi en Balcarce, en la conferencia de prensa en la ACTC cometió tamaño desatino al soltar sin inmutarse: “acá no falló nada…”.

 

Aventin, el Ford campeón y los Viola, padre y su hijo Hugo quien supo ser su acompañante.

 

Hubo música de la buena, aunque tranqui, y los videos evocativos que, invariables, encierran la búsqueda de algunas lágrimas traicioneras, a la que adosaron unos silbidos cuando las imagenes mostraron antiguos amigos de Aventin, hoy separados por un océano.

En un momento de la noche, se paró el Puma y a su manera, en su tono fuerte y hasta desafiante, pese a la música, tanto que hasta llegó al oído siempre dispuesto de Visión pudo haber lanzado: “Yo soy el responsable de lo que hice en la ACTC hasta el último día de mi gestión“. Una frase que valió mil palabras y que reflejó su postura, más allá de los serios cuestionamientos por las formas de conducir la ACTC y las cuestiones comerciales, que quedaron al desnudo y envolvieron en particular, el tramo previo a su alejamiento del sillón mayor de la calle Bogotá.

Dicen que dicen, que Aventin habría recibido ofrecimientos para volver al ruedo, se escuchó decir en Santa Rosa al 1100 entre burbujas y burbujas, para volver a percibir ese inconfundible y adictivo olor a aceite y nafta que lo acompañó en la mayor parte de sus 70 frescos años, “noo, volver no; y a la ACTC ni hablar. Los hijos no quieren saber nada con que piense en volver al automovilismo”, se ufanó en decir un amigo que lo conoce, ¿tanto?. ¿Será el “otoño” del Puma?

 

Por Carlos Saavedra

¡Enviá tu comentario!

Aviso: Los comentarios con malas palabras, links a webs externas y off-topic podrán ser borrados. Los usuarios reincidentes podrán sufrir la anulación de sus cuentas.

Sitio web

 

8 comentarios

03.01.17

Un campeón sin Gloria cómo lo fue su hijo también

Responder
05.01.17

volve Puma los q quedaron no te pueden ni atar los zapatos!!! soy claro?

Responder
03.01.17

Volve Pumaaaa!!!! Como tantos, lo critiqué. Pero el crecimiento del TC y la ampliacion y construcción de autódromos, -y sobretodo la nueva sede de la ACTC-, tuvieron lugar por la gestión de Aventin.-
Ademas de saludar demagogicamente a los pilotos antes de largar, que ha hecho Mazza por la categoría?? Espero respuestas

Responder
05.01.17

el papa Hugocesco jajajajaja si tal cual no hizo nada ese inepto solo hace en el autódromo de el en la plata y regalarle campeonatos a ortelli y al jp q se deje de joder VOLVE PUMA Q TE HACEMOS EL AGUANTE!!!

Responder
03.01.17

Este fue el causante de la destruccion del TC, de la mayor maf… que hoy sigue, es el padrino de esta mala pelicula llamada Turismo Carretera.
Los que tomaron su lugar son igual.
Ni los de Ford lo querian ni al el ni a su hijo, siempre por el lado izquierdo.
Actualmente se sigue con lo que el inicio, solo intersan los $$$$$, nada mas, se cagan en el público, espectáculos pobres y solo interesa Ford-chevrolet, nada más.
Asco de persona como dirigente.

Responder
03.01.17

Los días más felices del Tc fueron Aventinistas!

Responder
05.01.17

exactamente Malzacane se hace el papa y es el demonio jajajajajajajja mas falso q billete de 3 pesos………………….

Responder
04.01.17

Días felices con platita facil y fresca del estado… o sea nuestra y sigue la joda….

Responder

ARTICULOS RELACIONADOS