“EN EL AUTOMOVILISMO ARGENTINO, LO QUE MENOS CRECIÓ EN LOS ÚLTIMOS TIEMPOS, FUE LA DIRIGENCIA”

Lunes 08 de mayo de 2017
Comentá (2)

SU COSTADO TÉCNICO POR EXCELENCIA, lo mantiene y defiende a rajatablas. Sin embargo, purista, amante inconcidional de los
autos con las ruedas al viento, Guillermo Kissling amplió su base referencial. Y habla de lo que ama, la técnica y avanza sobre otros rubros sensibles, como lo atinenente a los dirigentes.

Tuvo que ver porqué no, una vez que dejó el buzo y casco colgado en un placard de su casa en Olivos, que comparte con su esposa, verdadero bastión en su vida, su acercamiento e instalación en categorías como TC2000, Top Race y fundamentalmente Turismo Carretera, “Olivos es mi mundo, pese a todo lo que vemos que pasa en el país, no me donde no me iría jamás. Es más, he tenido propuestas para trabajar afuera, en Miami por ejemplo y las rechazé”, dice.

El reciente accidente serio del que salieron heridos, Santiago Mangoni y Mathías Nolesi, reabrió el debate en cuanto a la seguridad de los autos de TC. A propósito, la ACTC reaccionó rápido e hizo algunas adecuaciones en los coches, además de promover reuniones donde hubo dirigentes, el jefe técnico Alejandro Iuliano y varios técnicos. El objetivo: trazar planes, cursos de acción que aumentar la seguridad de los coches, una carrera que lamentablemente, casi siempre se corre desde atrás, acá y en el mundo.

“Se está trabajando para dotar a los autos de mayor seguridad; los autos actuales en cuyo diseño salvo los Ford, tuvimos que ver con mi hijo Brian, cuentan con una estructura central que abarca al habitáculo y la parte delantera dispuestos para soportar impactos con la rigidez necesaria pensando en la seguridad del auto y su comportamiento estructural”. “Ese sector del auto -aporta- está construído con caños sin costura, en realidad son tubos de muy alta calidad con 1,35 mm de pared y 44mm de diámetro, hechos en cronomolibdeno”.

Los caños de cromomolibdeno surgen de un trafilado en frío sin costura, que a igualdad de medidas con uno estructural común, es mucho más liviano. Eso sí, son más caros ya que no son de uso tan comercial. “Los restantes que forman la estructura de los autos, son caños con costura de acero de baja aleación de 1,6 mm de pared”, apunta Willy.

 

Kissling, su testimonio no es para que caiga en saco roto.

 

Para la anterior carrera, la ACTC resolvió incorporar a los autos de TC, TC Pista, TC Mouras y TC Pista Mouras, placas de aluminio entre el piloto y el pontón lateral, más los caños al efecto que hicieron que se sumaran 6 kg extra al peso de los autos, “se sigue estudiando, porque no es bueno continuar sumándo kilos a los autos”, considera Kissling. Esas placas las deben contar todos los autos, este  fin de semana de la tan conversada y controversial fecha en el nuevo circuito de La Pedrera en San Luis.

En las recientes reuniones entre técnicos y la ACTC quedó casi definido que sumarán al lateral de los autos, un material flexible que -según Kissling- “iría entre la placa de aluminio y el pontón de unos 20cms de ancho, se estudian distintos materiales, unos como los utilizados en el NASCAR en EE.UU y otros alternativos”, Otras ideas en estudio es colocar ese material maleable, entre la placa de aluminio lateral del lado izquierdo y el físico del piloto, evalúan distintos tipos, uno utilizado en el NASCAR en EE.UU, y otras opciones.

Se evalúa en tal sentido, la incidencia que puede generar la existencia de los caños de escape y la elevada temperatuva, a modo que no tomen fuego eventualmente. Hay que anotar que los únicos con salidas de escape hacia la izquierda, son los Ford.

“De más está decirlo y es hasta una obviedad, que la seguridad en los autos siempre se puede mejorar; de todas maneras considero que si se da un accidente a más de 180 km/h, hay que empezar a rezar”, dice Kissling y coincide con el técnico del TC, Iuliano y el presidente de la categoría, Hugo Mazzacane. Y asegura que el encargado técnico en un equipo “es más importante que el director deportivo, porque del técnico depende que el auto funcione bien y pueda ganar; por eso junto a mi hijo, estamos sobre todo los detalles; Brian fue quien diseñó los TC actuales menos el Ford, y luego los Jakos los construyeron”.

Repasa Kissling con VA el sonado y tan censurable episodio de hace poco, cuando el equipo JP Carrera (su técnico Ariel Lucesoli se cargó toda la responsabilidad), adulteró las tuercas de las ruedas para ganar tiempo al cambiar las dos obligatorias, como se dio en Olavarría. “Estimo que debió haber existido una sanción deportiva y otra económica; pero bueno, es sabido que eso es cuestión de la dirigencia del TC, no es mi tema. Evidentemente algo ocurrió y desde ya, con las roscas limadas y las tuercas cortadas, se ganaba tiempo; fue sin dudas, una ventaja deportiva; se ganaban unos 3 segundos por rueda…”.

¿“¿Si debió saberlo antes alguien del equipo JP, como para que no fuese responsabilidad exclusiva del técnico?, no lo sé. En el caso de un director deportivo o dueño de equipo, puedo asegurar que no siempre saben lo que tiene el auto adentro. En mi caso fijate, no sé lo que tienen adentro los motores de los autos de Gini y Echevarría (atiende a ambos como jefe técnico del equipo de Walter Alifraco). Eso sí, los motoristas saben que si encuentro algo fuera de reglamento, no tienen opción alguna; debe estar siempre todo dentro del reglamento sí o sí, lo sabe quienes trabajan y se cometiera el motorista una falla, no duran un minuto en el equipo”.

“Para tener bien en claro como se hacen las cosas -apunta Willy- hay que estar como nosotros, permanentemente sobre los autos. En cambio hay técnicos que van pasando frente a los boxes, y dejan en cada uno de los autos que atienden el “setup” para usar y siguen su camino. En mi caso, voy todos los días al taller de Walter Alifraco y conozco todos los detalles técnicos de los chasis, entiendo que así se debe trabajar”.

DIRIGENTES CON IDEAS NUEVAS, SE BUSCAN

El ida y vuelta de Vision con Kissling no pisa el freno, y enfoca hacia el cuestionado rol de la dirigencia del automovilismo nacional, que excede el papel en caso de accidentes.

“Como en todos los ordenes de la vida, los tiempos pasan y hay que ir adecuándose; el que se queda quieto, el que no se actualiza queda relegado. No es mi caso, vivo permanentemente informado sobre lo que ocurre en el automovilismo no sólo acá, también afuera”, asegura Guillermo.

-Interesado como sostenés, ¿podrías involucrarte en el terreno dirigencial?
-Me llamaron hace unos cuatro meses desde el Automóvil Club Argentino, y antes cuando se quería traer la Fórmula 4 europea. Y sí, también lo hicieron para que trabajase en el resurgimiento del automovilismo argentino a nivel internacional. ¿Sí se puede lograr?, claro que se puede!.

-¿En que lugar ubicás a la dirigencia del automovilismo nacional?
-Mirá, yo pienso que los dirigentes argentinos no evolucionaron a la par del automovilismo; no han sabido adecuarse al avance que ha mostrado el automovilismo en distintos aspectos.

-¿Coincidís en que se percibe un alertagamiento y desinterés, que va más allá de lo que proclaman con las palabras?
-Puede ser; ocurre que hay que hacer cosas, analizar, planificar y a largo plazo, para que se despierte nuevamente el interés de la gente por ver automovilismo nacional. Lamentablemente desde hace años, esa consigna se ha abandonado y bueno, los resultados no han sido para nada los mejores.

-La renovación dirigencial en nuestro automovilismo, no se ha dado como debería; las caras nuevas y con aptitudes, realmente escasean…
-Sí, pero yo creo que hay gente del ambiente que puede crecer y ser dirigentes con otra mentalidad; más adecuada a la época que vivimos. No sé, pero por ejemplo, un hombre como Eduadro Ramírez es un tipo con muchas iniciativas y conoce del automovilismo, ya sea en lo deportivo como en lo que tien que ver con el negocio. En el automovilismo agentino, lo que menos creció en los últimos años ha sido la dirigencia.

-¿Cómo debería gestarse el espaldarazo que precisan las carreras de autos en el país?
-Mirá, sin dudas, tenemos el mejor automovilismo de cabotaje, tal vez el mejor del mundo en autosa con techo, pero no es el camino justo para que se lleguje con un piloto argentino a la Fórmula 1. Para alcanzar ese objetivo, hay que establecer planes y políticas consistentes y perdurables en el tiempo y que los chicos vayan creciendo desde los autos de fórmula que, dicho sea de paso, hoy no están. Lo que nos falta es porque desapareció al no hacerse las cosas bien. Se debió mantener y sostener e impulsar a una categoría con autos de fórmula, que es el paso inicial ideal para intentar avanzar, crecer y tal vez, llegar a la cima como sueñan vaya a saber cuantos pibes y que es la F-1. En otra época, vos te acordarás, contamos como una Fórmula 2 que llegó a ser tanto o más importante que el Turismo Carretera, sin embargo, la dejamos caer.

-El país, las condiciones planteadas desde hace demasiados años, tampoco ayudan…
-Los políticos me dan risa, ¿donde quedaron hombres como Perón? y ojo que no soy peronista o tipos como Balbín. Lo que hacen los políticos se traslada a la vida de los argentinos, y así nos va.

-Las carreras de autos en el país, son importantes, sin embargo han perdido presencia no sólo en los medios, también en la consideración e interés de la gente.
-El automovilismo argentino es muy poderoso eso está bien claro; sin embargo, hace muchos años que desaparecimos en el terreno internacional y desde han influído en que no hemos tenido un campeón. Ojo, no quieroo desmerecer a un gran campeón del mundo como Pechito López; supo hacer muy bien las cosas, tuvo la mentalidad y convicción necesaria; salió de este automovilismo nuestro enrredado y mirá hasta donde llegó. Sería bárbaro que continuara en esa senda en las categorías en las que pasó a correr.

-Willy, ¿cual es tu postura respecto al Autódromo de Buenos Aires?, tironeado, venido a menos, centro de intereses opuesto; con la presencia como gerenciadora de la Asociación Argentina de Volantes, ¿puede volver a ser viable?
-Ah!, el autódromo; mirá que cayó bajo, eh?. Desde ya, que se lo puede reconvertir y que sea viable, para eso entre otras acciones, es fundamental que se convierta el predio en un espacio multipropósito, y que no sólo albergue a carreras de autos. Así se da en autódromos del mundo, donde además de carreras de autos, hay otros tipos de eventos como espectáculos lo que los hace manejable.

-El Gálvez, han insinuado algunos, puede tener fecha de vencimiento…
-Para nada!, el autódromo no puede tener fecha de vencimiento, todos, absolutamente todos los que estamos en el ambiente, debemos ocuparnos para que no suceda por lo que significa su enorme historia.

 

Por Carlos Saavedra
Fotos:

¡Enviá tu comentario!

Aviso: Los comentarios con malas palabras, links a webs externas y off-topic podrán ser borrados. Los usuarios reincidentes podrán sufrir la anulación de sus cuentas.

Sitio web

 

2 comentarios

09.05.17

Lo que expresa Guillermo Kissling es muy real.
En la Industria del Deporte y puntualmente el Automovilismo Argentino, no se Profesionalizo la Dirigencia y el Management no está presente.
Esperemos exista una renovación Profesional y con un Modelo de Gestión apropiado.

Responder
10.05.17

Lastima que al Ing. Kissling los años le hacen pasar factura a su memoria, a tal punto de convertir metniras en verdades propias. En el primer tramo de la nota dice que, junto a su hijo, tuvieron que ver en el diseño de todas las jaulas menos las del Ford. Falta a la verdad, cuanto menos groseramente, porque las jaulas de Dod, Chevrolet y Torino fueron y son una copia “afanosa” del diseño hecho por el Ing. Gliemmo. Raro en Kissling, tan preocupado siempre por cantar sus verdades, que haya hecho omisión hasta “pequeño” detalle…

Responder

ARTICULOS RELACIONADOS