EL DESQUITE DE MARIANO

Domingo 27 de agosto de 2017
Comentá (1)

GANAS DE GANAR

Es lo que le sobraba a Mariano Werner, desde que hace tres fechas volvió a las pistas del TC, tras lal suspensión por seis meses por aquel famosos toque con Matías Rossi en la definición del año pasado en el Mouras. ¿Deseos de revancha? ¿De reivindicación? ¿O simplemente las lógicas expectativas de un corredor de raza como lo es  entrerriano ¿  Vaya a saberse.

El orden de largada por sorteo dio lugar a lucimientos no habituales, como los que tuvieron en punta , el "poleman" Martin Serrano, al principio y luego Diego De Carlo

 

Estuvo cerca en los 1.000 Km. Bien secundado por sus invitados Marcos Muchiut y Juan Ronconi, su rojiblanco Ford estaba entre los de adelante luego de un gran esfuerzo inicial de Mariano. Un problema en la presión de aceite lo dejo con las ganas. La revancha tardó apenas tres semanas y llegó en Río Hondo, en otra carrera especial, como lo fue el Desafío de Estrellas con grilla ordenada por sorteo. El azar le hizo un guiño a Mariano. Obligado a largar último en las carreras comunes por la mencionada sanción del año pasado, el sorteo sabatino le hizo un guiño complice al tocarle la bolilla 31, la mejor que podían pedir para el examen de la carrera los integrantes del grupo de punta.

Werner supo aprovechar esta situación a partir de una excelente largada que su escolta Christian Ledesma cuestionó sólo verbalmente aduciendo un adelantamiento. Apoyado en su determinación  y en el contundente andar del Ford motorizado por Marcelo Esteban antes del cuarto de carrera (9 vueltas)  Werner se metió entre los 10 primeros y en la antesala del obligatorio paso por boxes para recargar combustible ya estaba éntre los 5  del adelante. La eficaz y rápida operación  de su equipo en la recarga lo proyectó a la punta y a un triunfo que lamentablemente para él y el TC, no tuvo un gran marco de público, algo que en el circuito de Termas se está convirtiendo en una preocupante costumbre ante cada carrera, con la excepción del Moto GP.

Las detenciones en boxes para recargar combustible marcaron un punto clave en el desarrollo de la carrera. Werner lo hizo mejor que nadie

 

“Tengo sensaciones encontradas” declaró  Werner al bajar de su auto, con las huellas de un extremo cansancio que también mostraron la mayoría de su rivales. Por un lado estaba su satisfacción personal por ese deseo cumplido de volver a ganar en el TC  y la promesa que antes de viajar a Río Hondo le hizo a Lorenzo, su pequeño hijo. “Le dije, hijo voy a  ganar,  él sólo me miraba y se reía…” contó con un toque de inocencia, El lado menos grato de esas  sensaciones  lo llevó al recuerdo del mal trance que pasa Mauro Giallombardo, por el accidente en ruta que lo tiene en coma desde hace dos semanas con un cuadro médico complejo..Hasta la fecha anterior, en los 1.000 Km , Giallombardo corrió uno de los autos del equipo de Werner. “Todavía no fui a retirarlo, no sé que me da…” reconoció Werner.

Dos excampeones  como Christian Ledesma y Norberto Fontana fueron otras estrellas que brillaron en este Desafio. El 2º lugar, tras partir 29, fue una confirmación  del buen momento del marplatense, que igual lamentó  haberse enredado en el pelotón intermedio al promediar la carrera. “Por eso, me faltaron dos vueltas para pelearle la victoria a  Mariano” destacó Christian. En cambio, muy conforme se fue Fontana con subir al último escalón del podio y recuperar un protagonismo que no tenía desde hace tiempo. “Algunos ya dudaban de mi, pero era cuestión de tener el auto adecuado, y ahora lo tuve”  largó con su conocido orgullo retemplado tras el buen resultado.

Ledesma y Fontana acompañaron a Werner en el podio. Dos actuaciones que le sirvieron a ambos excampeones para mantener su vigencia en la categoria.

 

Sin el batacazo que podía incentivar una carrera largada por sorteo, no le faltaron revelaciones. Diego De Carlo y Camilo Echevarría fueron las principales. Ante el asombro de muchos, De Carlo punteó hasta que entró  (vuelta 22) a recargar combustible. Regresó detrás de Werner pero a partir de ahí el nivel de los pilotos de punta (Ledesma, Fontana, Ardusso, Spataro) le marcó la diferencia ante las instancias decisivas. De Carlo se defendió como pudo y con bastante aspereza. “En la última curva, me sacó mal” se quejó Facundo Ardusso, quien sobre el final pudo recuperar con su Torino  el cuarto puesto por delante de De Carlo. Suficiente para por apenas un punto desalojar a Josito Di Palma (llegó 14º) de la cima del campeonato. “No pasó nada” se consoló Josito. Bien a lo Di Palma

 

Por Miguel Sebastián

Fotos:AIF

¡Enviá tu comentario!

Aviso: Los comentarios con malas palabras, links a webs externas y off-topic podrán ser borrados. Los usuarios reincidentes podrán sufrir la anulación de sus cuentas.

Sitio web

 

1 comentarios

29.08.17

Felicitar a mariano, que pilotazo!
NO especula. Tendrian que pensar los demas pilotos y dirigentes que eso genera espectaculo.
Cuando todos corren cuidando el puntito las carreras son un bodrio.

Responder

ARTICULOS RELACIONADOS