ES LA BOLILLA QUE LE FALTA A ALONSO.

Ganar las 500 Millas de Indianápolis y así convertirse en uno de los muy pocos en adueñarse de la imaginaria pero tan valiosa Triple Corona, que aquilatan aquellos que han ganado el Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1, las 24 Horas de Le Mans y las 500 Indy.

Ha llegado más afirmado para afrontar el segundo intento, luego del inicial en 2017; respaldado por McLaren que le puso un chasis rebautizado Mclaren con motor Chevrolet para ir a la caza de las 500 Millas que se corren el 26 de mayo. El cometido es difícil, lo sabía Alonso antes y pudo corroborarlo luego del golpe que se dio en los entrenamientos de la segunda jornada.

SpeedAgro

La piña ocurrió cuando su auto se descolocó a la salida de la curva 3 y fue a dar contra el paredón que limita la pista de las tribunas; por la velocidad descontrolado cruzó el pavimento e impactó en el muro interno y luego dio de nuevo con la pared externa y quedó parado y muy dañado.

Mirá las imágenes de la piña (también las ves en la cuenta de visionauto en Instagram).

No hubo por suerte, consecuencias físicas, «are you OK Fernando?», se escuchó decir desde su equipo por la radio dirigiéndose al español, quien bajó por sus propios medios. Al rato una vez en los «pits», admitió que se equivocó porque subestió «el agarre en la curva 3» a lo que agregó según AS de España que «el auto estaba subvirante y aunque hubiera levantado el pie del acelerdor, no podría haber evitado el golpe». El inicio de su participación 2019 en Indianápolis días antes, también fue con problemas, en ese caso eléctricos en el auto.

Durante el fin de semana tienen lugar las pruebas clasificatorias que van a ordenar la grilla de partida para las 500 Indy a las que le apunta Alonso.

Foto portada: gentileza Soy Motor.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre