LA FIA TIENE

QUE ABRIR LOS OJOS

Por Johnny Cecotto (*), especial para VA

Reciban un cordial saludo. A raíz de los acontecimientos del Grand Prix de Hungría de F1, he sentido la necesidad de manifestar mi indignación y molestia por la maniobra de Michael Schumacher. La autoridad deportiva que rige el automovilismo mundial debe tomar medidas antes de que se produzca una tragedia.

SpeedAgro

En toda mi vida conocí, competí y ví correr a muchos pilotos y puedo afirmar que el más antideportivo y sucio de todos es Michael Schumacher.

Lo que hizo el domingo a Rubens Barrichello en el Grand Prix de Hungría fue escandaloso, además de extremadamente peligroso: si hubiesen llegado a un contacto entre los dos, por lo menos a uno lo iban a recoger como a un kilómetro de distancia de la pista. La sanción que le dieron al final de retrocederlo 10 posiciones en la largada de la próxima carrera es risible: deberían quitarle la licencia.

Un campeón mundial no debería hacer algo así; en cambio, Schumacher ha mantenido esa costumbre de hacer cosas escandalosas.

Con todos los accidentes que ya han ocurrido este año, la FIA tiene que prohibir el cambio de trayectoria en la pista: es demasiado peligroso y además un piloto que está detrás de otro y es más rápido, tiene el derecho de pasar sin que sea bloqueado con maniobras riesgosas. No veo por qué el piloto lento insiste en impedir dejar el paso a los que son más rápidos.

En el Grand Prix de Europa, en Valencia, el 27 de junio pasado, Mark Webber voló por encima de Heikki Kovalainen. Lo mismo hizo Josef Kral en GP2 que le pasó por encima a Rodolfo González. El domingo en Brands Hatch, en la carrera de Superleague, Chris Van der Drift voló dramáticamente al tocarse con Julien Jousse y se fracturó un tobillo y una mano, mientras Barrichello escapó a un grave accidente por centímetros, y todo esto por cambiar trayectoria.

La FIA tiene que abrir los ojos.

(*) Ex campeón mundial de motociclismo de 350cc en 1975 y de 750cc en 1978, con 16 triunfos en Grands Prix. Subcampeón de Fórmula 2 europea en 1982, y piloto de las escuadras Theodore y Toleman de Fórmula 1, en la que corrió 23 carreras. Campeón italiano de Superturismo en 1989, subcampeón del DTM en 1990, campeón alemán de Superturismo en 1994 y 1998.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre