EL FOCUS de Alejandro González terminó abollado, se pegó muy fuerte en la final de TC 2000 en Potrero de los Funes.

Después de recibir las primeras atenciones en el hospital del circuito, tras ser extraído del auto por el servicio médico encabezado por el Dr. Pedro Bressi,  fue derivado a un centro asistencial de San Luis. Allí le practicaron estudios, una tomografía computada y una resonancia magnética. A González al retirarlo del auto en una camilla con un cuello ortopédico colocado, conciente, levantó el dedo pulgar; el público le hizo el aguante con un cerrado aplauso.

 Fotos gentileza Javier Vijarra (PrensaPro).

Por el equipo de VA (especial desde San Luis)

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre