¿CUÁL ES SU LÍMITE?

Cuesta encontrar nuevos elogios para Marc Márquez. Otra vez, y luego de haber sufrido una escalofriante caída el viernes, largó desde el tercer puesto y se llevó la victoria en el GP de Tailandia, en Buriram, y conquistó su sexto título del MotoGP y el octavo campeonato mundial sumando el de 125 cc (hoy Moto3) y el de Moto2.

Lo del de Cervera va en camino de romper con todas las marcas existentes. Con la victoria en tierra asiática, donde fue escoltado por las Yamaha de Fabio Quartararo (¿su gran rival a futuro?) y de Maverick Viñales, y el consiguiente campeonato, se convirtió, con 26 años y 231 días, en el piloto más joven en ganar seis títulos de la categoría reina, lauro que ostentaba el italiano Giacomo Agostini. Pero, además, es el más precoz en ganar ocho campeonato mundiales, superando la marca de Mike Hailwood. Tremendo.

Marc, de rodillas ante la consagración. Y, de rodillas, dejó a todos sus rivales.
SpeedAgro

Si se toman en cuenta los últimos 10 años, el piloto de Honda se coronó en 2010 (125 cc), 2012 (Moto2), 2013, 2014, 2016, 2017, 2018 y 2019 (MotoGP), por lo que sólo no fue campeón en 2011 y 1015. En esta temporada, se impuso en nueve de las 16 carreras que se han disputado, y puede aumentar esa cifra ya que todavía restan cuatro fechas más para el cierre.

Pero, además, esta nueva conquista lo deja muy bien parado para superar las marcas de varios de los grandes pilotos de la historia. Es que está a sólo una coronación de igualar a Carlo Ubbiali, a Hailwood y a Valentino Rossi, que tienen nueve títulos y, teniendo en cuenta su corta edad, también puede animarse a ir por las impresionantes marcas de Ángel Nieto, con 13, y de Giacomo Agostini, con 15.

El español logró una octava corona que rompió varias marcas.

«Estoy muy feliz porque, cuando tienes esta gran ventaja, necesitas darte cuenta de que el campeonato está muy cerca. Pero luego necesitas encontrar una motivación extra, y una motivación extra fue tratar de cerrar el campeonato de esta manera: con una buena carrera y una bonita victoria. Eso es lo que hice», remarcó el de Cervera.

Más allá de la sucesión de títulos, Marc explicó las claves para mantener semejante nivel: «Cada año es especial. Primero que nada porque no es fácil mantener la misma ambición, la misma mentalidad y especialmente el equipo siempre comprende la situación y, cuando tuvimos algunos problemas … nunca te rindes, mantienes la calma y esto es importante. Por esta razón la presión está ahí, y la sientes».

Márquez y Quartararo, moto a moto. El francés aparece como una amenaza para Marc.

Dejando en claro el animal competitivo que es, Márquez quiere terminar el año a toda orquesta y, aunque parezca increíble, ya piensa en defender la corona en 2020: «Ahora es tiempo de celebrar, tiempo de disfrutar. Por supuesto, estas últimas carreras nuestra intención, nuestra ambición, nuestra mentalidad es la misma. Es cierto que cuando ganas el campeonato tu cuerpo apaga una luz. Tenemos cinco luces, pero una ya se apagó. Ahora es el momento de celebrar… pero quiero terminar bien el año para empezar lo mejor posible el 2020″.

¿Hasta dónde llegará? Sólo el tiempo lo dirá.

 

Fotos: prensa MotoGP.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre