¿COLETAZOS?

En el mundillo del TC, la pista sigue resbaladiza, clima que se ha vivido en tantos otros episodios de la era moderna de la categoría más añeja. El caso Gastón Mazzacane y sus revoluciones de motor, superando las permitidas, elevó los decibeles. En Olavarría, si bien la mayoría de los pilotos enfundaron el violín, y esquivaron opinar sobre lo sucedido con el Rayo, se percibieron ciertos coletazos.

Verificación controlada; en Olavarría, los controles del personal habitual, se acentuaron.

Los corredores, las principales figuras, como te decimos, obviaron opinar hasta escuchar respuestas hilarantes como las de un peso pesado de verdad, que no debería tener filtros a la hora de decir lo que piensa, tal el caso del múltiple Guille Ortelli. Cuando visionauto junto a otros colegas de medios escritos, requirió su punto de vista acerca del Rayo Mazzacane y sus derivaciones, el saltense sorprendió diciendo, “a mí no me pregunten; en la semana no veo, no leo ni veo nada de automovilismo; sólo veo fútbol”.

SpeedAgro

Salvo Matías Rossi y en cierta forma Mariano Werner, la mayor parte prefieron no sacar los pies del plato, y no decir lo que pensaban. Eso sí, vision pudo saber que en la reunión de varios top, sostenida con Hugo Mazzacane, presidente de la ACTC, le trasladaron la preocupación por la sanción aplicada al Rayo, para unos excesiva, “fue demasiado”, dicen que dijo uno que lleva un número de un solo dígito pintado en el auto. Verse sometidos a una fecha de parate es una posibilidad que inquieta sobremanera a los drivers. ¿La razón?, sus números se complican, deben afrontar gastos y no facturan como si corrieran. Por eso, cualquier sanción es aceptada y hasta tolerada, menos una suspensión.

Ante la vara elevada por la CAF de la ACTC al suspender a Mazzacane, ¿va a continuar aplicándose la misma receta, el mismo criterio?. A los corredores, hay que insistir, los inquieta. Unos recuerdan que aún resta resolver la situacion de Mauricio Lambiris, excluído en Paraná por exceder la compresión del motor de su Ford, y en la siguiente por no dar la altura mìnima enla parte delantera del auto.

Algunos consideraron que la minuciosidad notada en la verificación técnica posterior a la carrera, se ha vinculado a lo sucedido con Gastón Mazzacane. No debería ocurrir algo así, en absoluto; los exámenes deben ser siempre rigurosos, independientemente del contexto y desde ya, sin importar el peso específico de los nombres.

De izq. a der. en el sector para verificaciones. Iuliano (jefe técnico) de espaldas, Marchese hijo, Claudio Garófalo (motorista del ganador en Olavarría, Alan Ruggiero) y Luis Miraldi (pro-tesorero de la ACTC), mientras se finalizaba de revisar al Torino ganador.

La verificación en Olavarría deparó la exclusión de Norberto Fontana (6º) y a Luciano Ventricelli (18º) por exceso de cilindrada en sus motores Chevrolet y Ford, respectivamente. Decisiones que luego de recibido el informe de los técnicos encabezados por Alejandro Iuliano, debió comunicar como correspondía el único comisario deportivo que permaneció en el Hermanos Emiliozzi hasta cuando comenzó a caer la tarde dominguera, y las decisiones se habían adoptado. Sin embargo, incomprensible y a contramano de lo se pretende en términos de claridad y transparencia, los técnicos abordaron presurosos una combi de la ACTC, tanto que uno miembro de la directiva debió correr unos metros para no perder el tren y partieron. Casi al mismo tiempo enfiló hacia su cercano Balcarce, Mariano Calamante. Nadie por ende, pormenorizó las razones de las exclusiones de Fontana y Ventricelli y tampoco, en que había consistido la verificación. “Tenemos para media hora”, dijo a vision, Marchese hijo, miembro de la jefatura técnica, con un desgano que parece no abandonarlo casi nunca. Esa media hora transcurrió y culminada la labor, se subieron al transporte y si te he visto, no me acuerdo…

Al día siguiente, Fontana y Ventricelli dieron explicaciones, “Estoy con tranquilidad de que se encontró algo en el auto que estaba mal, porque si tuviese bronca estaría cubriendo algo que estába mal. Esto le da cierta transparencia a la categoría que viene pasando por un momento difícil con las situaciones que pasaron en los últimos tiempos”, dijo el arrecifeño en declaraciones radiales. El exceso no aclarado habría sido de 0.25 en la cilindrada.

Ventricelli hizo su descargo a través de un comunicado.”Luego de una revisión completa y minuciosa, se detectó una anomalía en la cilindrada de 10 cm3 en el total. Si bien es algo ínfimo, por lo cual no obtuvimos ningún beneficio en performance”, y se ocupó de deslindar de responsabilidad al observado equipo del Gurí Omar Martínez, los motivos no vale la pena reiterarlos, ¿no?

Eso sí, para leer entrelíneas, la postura adoptada por Fontana y Ventricelli, al coincidir y enfatizar en las felicitaciones y agradecimientos por el “gran trabajo” de la Técnica de la ACTC, que apuntala la “transparencia”. La eventual forma correcta y debida de trabajar de la Técnica, se supone es una constante, de ahí que, ¿por que elogiar algo que debería resultar habitual y rutinario? Sin embargo, “aplauso, medalla y beso”…

Fotos: visionauto.

Jeluz | Productos Eléctricos

2 COMENTARIOS

  1. En las ultimas verificaciones técnicas, algún auto del equipo del Guri Martinez tuvo una observacion tecnica. Altura del auto, compresion…PORQUE NO HAY SANCIONES PARA MARTINEZ COMPETICION? PORQUE NO HAY SUSPENSION PARA EL RESPONSABLE O DUEÑO DEL EQUIPO?

  2. Vergonzoso, siguen las observaciones técnicas al equipo de Martínez, tanto en el auto de Ventrichelli (una oportunidad) y Lambiris (dos oportunidades). Cuando van a hacer algo con ese canino estafador serial…?

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre