UN ESCENARIO IDEAL.

Era el Autódromo de Paraná para las intenciones de Agustín Canapino de comenzar a desandar el camino en pos de la reconquista del título de Top Race, ese mismo que festejó 7 veces en las anteriores 9 temporadas. Así lo mostraban sus antecedentes de las últimas cinco poles consecutivas y los cuatro triunfos enhebrados en 2010, 2012, 2015 y 2016.

Sobre el Mercedes Benz del Sporteam, Agustin Canapino tuvo en el Top Race su primera alegria de la temporada 2019 del automovilismo argentino, iniciada con dos discretas actuaciones en el TC.
SpeedAgro

El Titán no desaprovechó esta circunstancia y se llevó casi todo de lo que hubo en juego en el circuito entrerriano. Sumó su 6ª pole consecutiva (49 en el historial) y concretó su victoria (43 totales) en una carrera que siempre tuvo bajo control. Sólo le quedó la deuda del punto del récord de vuelta. “Lo intenté pero pegó en el palo” comentó Canapino sobre la recompensa (1 punto extra) que quedó en poder de su escolta Matías Rossi.

No sobraron las emociones en esta apertura del Top Race que estrenó el formato de una sola final de 45 minutos con detención obligatoria para recarga de combustible. Ni siquiera esta alternativa  complicó el andar de Canapino. La eficaz y ágil tarea del equipo Sporteam en esa instancia complementó la gran determinación que desde el arranque puso el Titán para dejar sepultadas en la segunda curva las expectativas de un reñido duelo con Rossi, creadas por el lugar de escolta en la grilla del piloto del Toyota Camry. Encima en esos metros iniciales el Misil perdió el segundo lugar ante el campeón Franco Girolami. Lo recuperó tras el paso por boxes para la recarga de combustible pero sin que esto inquietase el liderazgo de Agustin.

Matías Rossi fue el último en pasar por boxes para la recarga de combustible en su Toyota. No le alcanzó para superar a Canapino, pero si, para recuperar el segundo lugar ante el campeón Franco Girolami.

Así arrancó el Top Race una temporada que como para el resto del automovilismo argentino asoma complicada por las dificultades económicas del país. Por eso, sin dar para mucha euforia, resultó digna su grilla de 18 autos, completada en los últimos días con las incorporaciones del experimentado Gabriel Ponce de León (buen puesto) y la debutante Ianina Zanazzi (16ª) en el Lincoln Sport Group. Quedó muy cerca de lo “19/20 autos …” que había anticipado en la previa Alejandro Urtubey, el presidente de la categoría.

En esta versión 2019, el Top Race continúa con la compañía de sus hermanos menores Series y Junior. Gastón Pacioni (Toyota) dominó en la Top Series Senior. Bernardo Ortega, con otro Toyota, venció entre los Junior y salvó el honor del apellido que había monopolizado los tres primeros lugares en la grilla. Juan Ortega, que partía 2º, no pudo salir a tiempo por un problema en la batería. Rolo Ortega, que arrancó desde la pole, punteó hasta que hizo un trompo. El debutante Bernardo que estaba cerca, lo aprovechó, no se equivocó y ganó.

 

Fotos: Prensa Top Race y Toyota.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre