NI SE HABRÁ ENTERADO.

Te hablamos de Rubens Barrichello, ganador de la carrera clasificatoria sabatina y de la dominguera más importante. Es más, pudo enterarse seguro una vez culminada la final, de los entuertos surgidos en el circuito 6. Sí, aquel hecho para la vuelta de la Fórmula 1 en 1995, sin la espantosa e irrespetuosa S de Senna.

Rubinho celebró a los 48 pirulos, con la experiencia grosa que no vale la pena repetir, otras dos victorias en una categoría nueva para el como el Super TC 2000 en la que atraviesa su primera temporada en el equipo Toyota Gazoo Racing.

Sin luces de alarmas en la punta de la que Barrichello se apoderó  desde la primera fila en la que comenzó, donde sí se encendieron fue en el grupo que batalló a espalda del ex-F1.
Allí pasó mucho y con excesos que nunca son buenos; esos excesos depararon toques, choques, empujones, picardías, las que dieron como resultado una de las carreras más friccionadas y calientes del Super en mucho, mucho tiempo. Desde ya, por ende, acusaciones y defensas verbales archi conocidas cuando existen encontronazos en las pistas.

Lo concreto, ganó Barrichello, Agustín Canapino en el Chevrolet Cruze se encendió para su gran remontada desde el 12º lugar hasta el de escolta ganado en el relanzamiento luego del golpe contra las gomas en la recta principal del Fluence de un muy nervioso Matías Milla (tocado por Ricardo Risatti, los comisarios consideraron la ausencia de razones para tomar sanción alguna). Comisarios que debieron apercibir, y no permitir la continuación de maniobras y actitudes ríspidas arriba de los autos. Después, lo conocido, pesan o no pesan los nombres y a  quienes representan a la hora de sacar una tarjeta amarilla…o roja.

El Fluence de Milla estampado contra las gomas en la entrada a boxes.

En la última vuelta fue cuando el Titán pasó al pibe de La Plata, Nicolás Moscardini en el Honda del equipo conducido por Víctor Rosso, quien ha dicho que su funcionamiento quedó en manos de su hijo el Colo (pirueta y trompo a poco de arrancar). ¿La postura de Vichín, acaso puede relacionarse con la aparición del TRCR Sudamericano que lo cuenta entre sus impulsores en la región?. Menú que no es digerible en la conducción del Super. ¿Víctor?, es de los que «fuman abajo del agua...».

Podio para tres con hermosos trofeos, Canapa, Barrichello y Moscardini. Cuando Rubens era figura en F-1, Nico era un bebé (Foto Super TC 2000).

 

A lo largo de las 25 vueltas como te contamos, hubo roces y toques que calentaron la carrera. Uno de los involucrados y bien enojado fue el líder del campeonato Matías Rossi; apuntando al campeón Pernía y a Bernardo Llaver por maniobras que dijo “me sacaron de la carrera”. Rossi al circular por el pasto, el motor del Corolla levantó temperatura y debió abandonar. Los comisarios luego apercibieron a Pernia y excluyeron a Llaver; también a Matías Milla por reiteradas maniobras peligrosas. Nada nuevo, Leo y Berni, vieron otra película…

Sí, va la referencia para el TC 2000, telonera junto a la Fórmula 2.0 que extravió sus libros para enseñar a los pibes hace mucho. Rodrigo Aramendia en el Citroën C4 Lounge del FDC Motor Sports de Javier Ciabattari ganador, seguido por Exequiel Bastidas del Toyota Young y Matías Cravero también de las filas de Javier. Tomás Cingolani sigue al frente del campeonato con 171 puntos, Cravero 165 y Marques 163. En la Fórmula 2.0, Jorge Barrio se quedó con el triunfo en la carrera 2 delante de Isidoro Vezzaro y Mateo Polakovich. Vezzaro 181 puntos, Barrio 160, Moreno 151.

El Misil, su punto de vista sobre lo ocurrido (Foto: gentileza G. Cejas)

Atenti como quedó el campeonato de Super TC 2000, Rossi 88 puntos, se acercó Canapa 75 y luego Facu Ardusso 59, Julián Santero 54, Caíto Risatti 38, Llaver 37 y Barrichello y el Tanito Pernía 35. El finde próximo le entran de nuevo al Gálvez, si bien en el veloz circuito 7…

Y acá, mirá y escuchá a Rubinho, el hombre la sabe lunga en el automovilismo.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre