«TODOS TENEMOS EL DESTINO MARCADO,

EN LAS PISTAS O EN LAS CALLES«


Por Carlos Saavedra

Se ataja María Abbate, «antes que nada, no me preguntes la edad»; en VisiónAuto somos muy respetuosos, y mas si se trata de una mujer ante una cuestión tan sensible como la edad. Por eso, obedientes, aceleramos y avanzamos. María corre en GT 2000, la categoría zonal con autos simil prototipos, que comparten programas con el TC Mouras y TC Pista Mouras.

Con el inicio de la temporada, hace poco en el autódromo platense, María cortó la fastidiosa pausa de estar 9 meses inactiva, aunque esa vez por problemas mecánicos en su auto, sólo entrenó y clasificó; ya que no pudo correr por las fallas. «Fue duro estar tanto tiemp sin correr, nos agarramos de los pelos con mi marido!, ja, ja. Casi me «mato».

-¿Fue para tanto?.
-Seguro!, lo que pasa es que es difícil explicar lo que siento por el automovilismo; lo llevo adentro, disfruto mucho corriendo…

Empezó a los 16 años con un karting con caja de velocidades, después pasó al Kart Pro Car en su zona. El siguiente escalón, el Sport Prototipo bahiense con un Crespi, a continuación los monoplazas, la F-4 liderada por los hermanos Re, cuando se separó del TC 2000. De ahí a la F-Metropolitana junto a Re y Ramini. El debut en GT 2000 en Olavarría en 2009.

«El año pasado gracias a la ayuda de Alejandro Urtubey, cumplí el sueño de correr en Top Race Junior, hice 5 carreras en el Abraham Motorsport; este año volví al GT 2000». María está casada y no tiene hijos. «Sí, corrí en el Junior con Violeta (Pernice), nos matamos!, ja, ja; siempre de la mitad del pelotón para atrás!!».

En Bahía Blanca tiene una «escuela de manejo desde hace 16 años, junto a mis hermanas Belén y Soledad que es contadora; mi papá Quique Abbate corrió en Turismo y en Europa en F-4 Elf»; Celeste es su mamá, y pese a los nervios infaltables, le hace el aguante.


Cuando habla de los hombres cuando corren contra las mujeres, no los trata muy bien que digamos, «los hombres cuando se dan cuenta que es una mujer la que va adelante en la pista, se tiran mas que contra otros pilotos». Al hablar de los riesgos que implican las carreras, María no duda, «sí claro, existen pero si pensás en eso no podés correr. La gente quizá no lo comprenda, en defintiva ¿sabés; vos y yo, todos tenemos el destino marcado en una pista o en las calles».

«Andá a lavar los platos!», el grito hiriente que suelen escuchar la mujeres al volante; María se defiende y le pone humor, «es entendible, hay unas que manejan mal y otras bien; desde ya, seguro que si manejan mal es por les enseñó el marido y no fueron a mi escuela, ja». Proyecta seguir corriendo, «aunque las cosas para conseguir patrocinantes no están fáciles, mas siendo mujer, vas a buscar publicidad a una empresa de cosmética y te dicen: «las carreras solo la ven los hombres…».

Fotos Prensa Abbate
23-03-2011

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre