«PAPÁ, NO CORRAS»

Por Cocho López

En los últimos años, la influencia de los padres sobre los chicos que se inician en el automovilismo, desde el karting se ha acentuado, en algunos casos ha sido positiva en otros negativa. Vale la pena preguntarse que debe hacer el papá de un corredor que se inicia para que su presencia le resulte beneficiosa al hijo. Sin dudas es un tema muy interesante; lo primero que debe saber bien el padre es lo que quiere ser el hijo: deportista, artista, actor, etc, desde ya como complemento de sus estudios, of course…

SpeedAgro

Ahora bien, si tiene claro que el automovilismo es lo que siente y le gusta, hay que ayudarlo y no presionarlo. Ir paso a paso con lo mejor que uno pueda darle en lo material, y sobre todo con el apoyo y la compañía. Eso sí, siempre marcándole los límites que son muy necesarios, tanto para el deporte como para la vida misma. A los padres que forman parte de la gran legión de visitantes de VisiónAuto, me permito decirles que es muy importante que no vean a sus hijos con el signo «pesos». Tampoco piensen que con el chico se va a salvar toda la familia, y mucho menos discutan o peleen directamente con otros papás por problemas propios de los chicos. «Ubicación» es una palabra que nunca deben olvidar.

Sobre este tema tan interesante, suelen surgir distintas preguntas, una es la de si ayuda el apellido para correr si el padre ha sido piloto, o si esa
condición puede transformarse en una presión extra para el chico. Bueno, sin dudas es una presión; pero también ayuda el hecho que el padre fuera piloto, eso pudo haber hecho que conociera mucha gente no sólo del ambiente, y en algún momento quizá sea útil. Ahora, así como hay padres que le dan una mano en todo lo posible a su hijo, lamentablemente hay fracasados «pseudo-pilotos» que ven al
pibe como un rival, que pueda alcanzar algo de lo logrado por el mismo y por eso lo confunden y tratan de hundirlos…

Algo es evidente. les cuento amigos de VA; no es sencillo ser padre de un piloto joven o de los que se inician. Suelo escuchar la pregunta acerca de si un padre puede ser imparcial al hablar o calificar a su hijo piloto, o está predestinado a siempre verlo bien, sin encontrarle errores, creyendo tal vez que tiene a un Ayrton Senna en potencia. Yo pienso que para no perder el equilibrio y el panorama, todo
depende de la inteligencia y capacidad de cada padre, y este concepto vale tanto para los deportes como para la vida. Un padre que tiene a un hijo que sueña con ser corredor, o da los primeros pasos en algo tan difícil como el automovilismo, y si fuera ex-piloto mas aún, debe tirarle pautas fundamentales como son el respeto, dedicación, trabajo, concentración y desde ya, que disfrute a pleno del deporte elegido. Es realmente importante el rol del padre respecto a su chico corredor o futuro corredor; por eso para además de compartir la pasión que seguramente los une, hay que ser inteligente y tener muchos deseos de aprender. Desde ya, cuando esté arriba del auto, hay que poner toda esa pasión que se lleve adentro, pero nunca dejar de aplicar la inteligencia, la calma. Hay que saber arriesgar lo necesario en el tiempo justo para ser un ganador. La pasión es algo innato, a la inteligencia y la calma hay que potenciarlas, por supuesto tanto arriba como abajo del auto. ¿Saben por que?, porque vivir con equilibrio y felicidad es la clave.

19-10-2010

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre