UNA DE LAS RIVALIDADES más duraderas del automovilismo mundial podría pasar a mejor vida en el corto plazo.


La industria automotriz de Australia, uno de los países más desarrollados del planeta, está a punto de desaparecer, luego de los sucesivos anuncios, en menos de un año, de General Motors, Ford y, esta semana, de Toyota, de que dejarán de producir automóviles en ese país.

Con una población apenas superior a la mitad de la Argentina, en Australia se vendieron durante 2013 el 10 por ciento más de vehículos que en nuestro país (1,1 millones contra 0,958 millones), pero la fortaleza del dólar australiano (que duplicó su valor contra el dólar estadounidense en apenas tres años) y lo que las compañías consideran un mercado de bajo impacto (lo que obliga a exportar para subsistir, actividad cada vez más inviable a causa de los crecientes costos), produjo que Ford (en mayo de 2013), General Motors (en diciembre de 2013) y ahora Toyota anunciaran que dejarán de producir modelos en el país para importarlos a menos costo.

SpeedAgro

Ford cesará sus actividades en octubre de 2016; GM, que produce bajo la icónica marca Holden, lo hará en diciembre de 2017, y los japoneses dejarán de producir vehículos en Australia durante 2017, después de haber iniciado sus actividades en 1963.

El V8 Supercar, escenario de combate entre Holden y Ford.

De esa manera, la titánica lucha entre Holden y Ford, que ha constituido la columna vertebral del V8 Supercar, la categoría más popular del automovilismo australiano, podría quedar desnaturalizada a corto plazo. Eso sin tener en cuenta el profundo daño que le provoca a la economía del país océanico la cesación en masa de la actividad industrial automotriz, en la que trabajan cerca de 40 mil personas, entre fabricantes y autopartistas. “Nuestros costos de producción son casi el doble que en Europa y cuatro veces más que en Asia” reveló el año pasado un ejecutivo de la Ford para justificar el cese de actividades. El óvalo comenzó su producción australiana en 1925, doce años después de haber arrancado en la Argentina.
General Motors importará sus modelos desde Corea del Sur, aunque se duda que esos vehículos puedan ser considerados Holden. En este momento, además de Holden y Ford, en el V8 Supercar concursan Nissan y Mercedes, con modelos importados.

Por el equipo de VA

Foto: V8supercar.com

 

5 COMENTARIOS

  1. Lo importante es el problema social, porque en lo deportivo podrán seguir como acá siguió el TC con autos que se dejaron de fabricar hace 30 o mas años

    • ¿Te parece? Allá tienen GT3, con Ferrari, Mercedes y McLaren, ¡qué van a correr con modelos desactualizados!

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre