UN AÑO INTENSO

Eso es lo que siente José María López, luego de haber terminado una temporada de Fórmula E, haber comenzado la Súper Temporada del Mundial de Endurance (WEC) y darle inicio a otro campeonato de la Fórmula Eléctrica, ahora con los autos de la nueva generación, todo dentro del mismo año calendario…

SpeedAgro

 

López no pudo ver la bandera a cuadros en la primera fecha de esta quinta temporada de Fórmula E en Arabia Saudita. Haber largado desde la segunda colocación fue todo un logro, pero otra vez un muro se interpuso entre el cordobés y la sonrisa.

Pechito em Arabia Saudita.

«Perder la chance del podio realmente duele», admitió López tras la carrera. «Estábamos ahí, teníamos ritmo, realmente apuntaba al podio».

Pero la innovación de la nueva temporada, el «Attack Mode», le tendió una trampa. «Quise iniciar el Modo Ataque, abrí un poquito la línea para pasar por esa zona y pisé una parte sucia. Desde ese momento fuí solo un pasajero, el auto siguió derecho. Toqué la pared, doblé la suspensión trasera y a partir de ahí fue solo cuestión de tiempo. Duele porque uno nunca sabe cuántas oportunidades va a tener», resumió.

Más allá del cierre amargo, el 2018 le dejó otros buenos momentos al cordobés: el segundo puesto en las 24 Horas de Le Mans (¡y ese stint nocturno de pelea pura contra Fernando Alonso!), más las victorias en las 6 Horas de Fuji y las 6 Horas de Shanghai, todas con el Toyota TS050 Hybrid, que lo dejaron en una expectante posición en el torneo.

El 2019 ya está aquí: Pechito afrontará cinco fechas de la Fórmula E entre enero y marzo, y a fines de ese mes retomará la Super Temporada del WEC con las Mil Millas de Sebring, en los Estados Unidos.

Y, para el final, otra muestra de caballerosidad deportiva:

 

Foto: gentileza motorsport.com

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre