UNA DEFINICIÓN IDEAL

Es la que encara el Turismo Carretera en su retorno a San Nicolás, luego de casi medio siglo (no corría desde 1969), aunque en este caso en un autódromo, instalado en un predio ferial que según varias estimaciones, incluída la de varios pilotos y jefes de equipo, le quedará chico a los autos y al público del TC. Veremos.

Rossi encara la definición con la ventaja de líderar las posiciones. Sus 7 puntos de ventaja no le dan tranquilidad pero pueden ser decisivos .

Si bien las matemáticas le dan sus chances a 12 de los 15 integrantes de la Copa de Oro, gracias al generoso puntaje de 70,50 puntos que distribuye la fecha, la realidad muestra que son 4 los candidatos con las mejores aspiraciones.

Coincidentemente, como para idealizar la definición, son representantes de las cuatro marcas y por si fuese poco, sus principales referentes. Ya lo sabrás, pero por las dudas te decimos que estamos hablando del líder Matías Rossi (Ford) y sus escoltas Facundo Ardusso (Torino), Agustín Canapino (Chevrolet) y Jonatan Castellano (Dodge). Apenas 15 puntos separan a Rossi de Pinchito.

Arduso llega entonado por su triunfo en San Juan y el nuevo título en el Súper TC 2000. Va por el título que se le escapó el año pasado.

Siempre son arriesgados los pronósticos en el TC, y máxime con una definición tan apretada. Igual en las estimaciones, Rossi se lleva el papel de favorito. No sólo por su condición de líder, con 7 puntos de ventaja sobre Ardusso y 8 con relación a Canapino, sino por mostrar un conjunto piloto-auto-equipo superior al resto. Una diferencia marcada en esa instancia que mucho consideran la mejor vara para medir el rendimiento de un auto como son las pruebas clasificatorias. El Misil impactó en la pole en cuatro de las últimas cinco fechas. Y tener la pole es algo clave en un circuito como el de San Nicolás, donde no abundan los lugares para los sobrepasos.

Canapino minimiza sus posibilidades pero anticipa que dará lucha hasta el final. No es para descuidar.

Ardusso y  Canapino comparten el casillero de “enemigo”. Por actualidad deportiva (viene de un triunfo y un segundo puesto) y anímico (acaba de retener la corona de Súper TC 2000), el Flaco de Las Parejas asoma con una pequeña ventaja frente a un Canapino, que no se cansa de repetir que sus chances están limitadas por el relegamiento reglamentario que tienen los Chevrolet. Ya sabemos que el Titán es tan astuto hablando como manejando un auto de carrera. Basta recordar que el año pasado dijo que los Torino eran inalcanzables, y terminó ganándoles el título. Por eso no hay que descartarlo.

Jonatan Castellano participó en varias Copa de Oro, pero nunca tuvo tan cerca la posibilidad de ganarla.

El casillero de “sorpresa” no minimiza las posibilidades de Castellano. Sólo la pone en el contexto de su menor experiencia con relación a sus rivales en este tipo de reñidas definiciones. Igual Jonatan se tiene fe para conquistar el titulo que su padre logró consecutivamente entre 1987 y 1989. Además por su buena imagen, Pinchito es el favorito de muchos imparciales, que lo ven con mayor simpatía que a Rossi y Canapino, y en un nivel similar a Ardusso.

La Copa de Oro espera su dueño 2018. Se definirá en la pista del Autódromo de San Nicolás, que el TC transitará por primera vez.

Fuera de este póker de candidatos, la definición abarca otros jugadores pero con el principal respaldo de las matemáticas Dos referentes como Guillermo Ortelli y Mariano Werner necesitan de una cosecha perfecta y una debacle de los principales candidatos. Más complicados están Manuel Urcera, Leonel Pernía, Nicolás Trosset, Nicolás Bonelli, Marcelo Lambiris y Juan Pablo Gianini. Directamente precisan de un milagro. No suelen darse en el imprevisible TC.

 

Fotos: Prensa ACTC.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre