PARA UNA DE SUS ESTRELLAS ES “INSANO”.

Una vez terminado el “Roar before the 24”, la tanda de ensayos previa a las 24 Horas de Daytona, fue tiempo de alguna reflexión en particular. Sabés que Agustín Canapino quedó 8° entre once a la hora de la exigencia más fuerte, y parece más o menos claro que ese octavo lugar es el puesto de mérito para el Cadillac del Juncos Racing, que está debutando en IMSA el finde próximo. Los Cadillac del equipo Action Express más el del Wayne Taylor Racing (el que conduce Fernando Alonso), más los coches oficiales de Acura y Mazda están, naturalmente, un escalón más arriba.

SpeedAgro

Pero lo más importante de todo es que las pruebas pasadas certificaron la validez del pronóstico, que había hecho una de las estrellas que toman de la carrera en el circuito de la península de La Florida, el colombiano Juan Pablo Montoya.

“El ritmo va a ser insano”, sugirió el dos veces ganador de la Indy 500. ¿La razón? Al separar este año la clase mayor entre los DPi y los LMP2, IMSA ya no aplica más el Balance de Performance, para igualar los rendimientos, y por lo tanto los DPi rodan mucho más cerca de su verdadero potencial. “A eso hay que sumarle las nuevas cubiertas”, subrayó Montoya: las Continental obligatorias en 2018, fueron reemplazadas para 2019 por las Michelin

Los tiempos de principios de mes lo demostraron, como ves a continuación:

Pole 2017: 1m36s903 (Joao Barbosa)
Pole 2018: 1m36s083 (Renger Van der Zande)
Roar 2019: 1m33s398 (Oliver Jarvis)

El registro del piloto de Mazda, el domingo en Daytona, fue 2s685 más veloz que la pole de hace menos de un año. Eso representa una mejora del 2,8 por ciento. Impresionante

El record absoluto del circuito está fijo desde 1993, cuando P.J.Jones marcó con uno de los Eagle Toyota de Dan Gurney 1m33s875. Como el “Roar…” no se considera una tanda oficial, ese récord continúa vigente, pero sin duda será superado el jueves, cuando se dispute la clasificación definitiva.

Canapino, que no conocía el circuito ni el auto ni los frenos de carbono, ni jamás había conducido tanta carga aerodinámica, acabó señalando 1m34s796, casi un segundo y medio debajo de la pole del 2018. “Es impresionante lo que hicimos, mejor de lo que hubiese esperado por tratarse no solo de mi debut, sino también del del equipo”, señaló el de Arrecifes y agregó algo muy interesante: “Demostramos que el fuerte nuestro no es la vuelta rápida sino el ritmo en carrera…”. Los resultados completos podés verlos acá mismo

Una buena noticia para el Juncos Racing: si el ritmo es “insano”, como ha dicho Montoya, y se traduce en un esfuerzo continuado de 24 Horas, la salud mecánica de los más veloces podría resentirse. “Habrá que correr diferente”, apunta el colombiano. “Hay que sobrevivir pero tampoco podés quedar mucho más atrás en velocidad”.

 

Fotos: Juncos Racing

1 COMENTARIO

  1. Este canapa es un crack de verdad, no deja de sorprender el titán. Le corre multigrado (elaion sintetico off course) por las venas. Asombra a propios y extraños: va y le da pelea a pilotos recontrafogueados y con palmares que harían empequeñecer a cualquiera.

    Otro crack es Juncos que arma un auto de la nada, lo tira a pista y le da pelea a los que hace años y trofeos que estan ahi.

    “Mostros” como estos no paran de dar orgullo de ser argentino y demostrarnos, a los que a veces nos inducen a pensar que somos de lo “pior”, de lo que somos capaces !

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre