“LO DE NURBURGRING ME PARECE CONTRADICTORIO” Lo dice alguien con suficiente experiencia como para prestarle atención.

Gabriele Tarquini tiene ya 53 años. Es el más veterano de todos los pilotos que compiten por un campeonato mundial, y uno de los más experimentados de los que corren en el WTCC, del que fue campeón en 2009, a los 47 años, superando nada menos que a Juan Manuel Fangio en eso de haber sido el monarca más longevo: el Chueco logró su último título de F-1 en 1957, a los 46 años.

SpeedAgro

 

¿Por qué sigo corriendo? Me gusta mucho, disfruto mucho de preparar el auto para la carrera, de dar vueltas de prueba en invierno… Físicamente me preparo mejor que antes, todavía tengo la motivación y siempre espero que me acompañe la velocidad” asegura ante los oídos de VA. “¿Hasta cuando seguiré corriendo? No lo sé, desde hace cinco o seis años que decido al final de cada temporada si continúo en la próxima. Este año estoy aquí, a fin de 2015 veremos qué hacer en 2016. ¿Si dejo de correr? No tengo otro trabajo, así que me gustaría hacer algo vinculado a esto, trabajar en un equipo…”

Tarquini es uno más de los que creen que con el ingreso de Citroen “el WTCC se transformó en dos categorías distintas. Una, la de ellos; la otra, la de los demás. Este año teníamos que estar más cerca, realmente, porque los Honda mejoraron la potencia del motor y aceleran un poco más. En algunos circuitos, cuando tenemos 60 kilos menos, podríamos llegar a batirlos. Es cierto que el año pasado, la inversión de Honda en F-1 fue importante y no hubo tantos recursos para derivar a nuestro equipo”.

La próxima cita del WTCC es este fin de semana en el Nurburgring Nordschleife, el circuito largo del autódromo alemán, y Tarquini sorprende con su definición. “Para mí correr allí es una contradicción: no se puede usar un circuito tan largo para una carrera sprint. Es completamente distinto a todo lo que estamos acostumbrados” señala. Las carreras tendrán apenas una duración de tres vueltas, dada la extensión del recorrido, y aún así, cada competencia tendrá un kilometraje casi un 30 por ciento superior a lo habitual. “El approach psicológico al circuito será muy distinto –repone- Habrá que ver si el piloto influye tanto como el coche en estas competencias”. No le fue tan bien al italiano en los recientes ensayos.

El Honda Civic de Tarquini, que no rinde mucho más que en el 2014.

 

Resulta inevitable la consulta por Pechito López: “Es un piloto fantástico –lo elogia- Muy veloz en cualquier circuito, anda fuerte sin cometer errores. De todas maneras, también creo que sus compañeros de equipo nunca se imaginaron que iban a tener un compañero tan fuerte. No será fácil que pueda repetir una campaña como la del 2014, porque tarde o temprano sus compañeros van a reaccionar”.

Por P.V.

Fotos: WTCC 

Jeluz | Productos Eléctricos

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre