GIANFRANCO COLLINO ha asumido la responsabilidad, con inusual aplomo y tranquilidad. Viste que te contamos que rondaba el rumor sobre la existencia de un caso de dóping positivo en el automovilismo nacional. Bueno, se trataba del chico de Río Negro, quien corre en Fórmula Renault 2.0. Luego de los controles al que se vio sometido luego de la carrera en el Mouras de La Plata, cuando  se corrieron los 200 Kms de Buenos Aires de TC 2000, el resultado de los análisis efectuados por el CENARD arrojó que se encontraron rastros de marihuana en su orina.

El chico de apenas 19 años ha hecho su mea culpa, y ha dicho que recibió una fuerte reprimenda, «mi familia y el equipo me pegaron un buen tirón de  orejas, que es lo que merezco porque fue una macana  grande como una casa», y admite, «el momento que me toca vivir es muy difícil». «Fumé marihuana en una fiesta algunos días antes de  la carrera, esa fue la sustancia que dio positivo en  el exámen. Reconozco que fue un error y sé que tengo  que pagar por eso», ha manifestado Collino en el programa Largaron (Radio Belgrano). El rionegrino apuesta a poder estar de nuevo habilitado para correr a comienzos de la temporada 2012. «No le hice mal a nadie, en todo caso me hice mal a mí mismo y me tocó justo el control», considera.

No es habitual en el deporte argentino que alguien involucrado en un caso de dóping, al toque admita la responsabilidad y que cometió un error; Collino lo ha hecho sin que esto, mas allá de valorarlo porque no, pueda considerarse un atenuante significativo. No importa la sanción de un año de suspensión que le aplicarían, adonde hay que enfocar es a ayudar al pibe para que no vuelva a caer en el terrible flagelo que implica el consumo de drogas, mas allá que haya asegurado que no es un consumidor. El deporte es importante, pero la prioridad es salvaguardarlo al pibe, contenerlo y concientizarlo para que este paso en falso no vuelva a repetirlo. «Fue la primera vez que consumí y me equivoqué, no tengo problemas de adicción y para comprobarlo, me hice nuevos análisis», asegura.

El de Collino es el primer caso de dóping positivo, luego del detectado en Fabián Yannantuoni durante la temporada 2002 cuando también como en la actualidad, corría en TC 2000 (ahora también participa en la Clase 3 de Turismo Nacional cuyas posiciones lidera). La sustancia detectada en la orina de Yannantuoni fue la misma que en la de Collino, el Patito apeló y la sanción de un año de parate quedó luego reducida a 6 meses.

A propósito del episodio Collino, se puede recordar lo sucedido al checo Tomas Enge en 2002, luego de coronarse campeón de Fórmula 3000 Internacional (mas tarde reemplazada por la actual GP2 Series, antesala de la F-1). Al detectarse en su muestra de orina vestigios de marihuana tras una competencia en Hungría, fue sancionado por la FIA y le retiraron el título de campeón.

VA suele preguntar a responsables de categorías, acerca de si son efectuados los controles antidóping establecidos en los reglamentos y normas vigentes. Las respuestas son siempre afirmativas, mas allá que a dichos controles no se los difunda como debe ser, y no se den a conocer como ocurre en el fútbol, el nombre de los pilotos sorteados para cumplir con el exámen. En cada carrera fiscalizada por la CDA del ACA o la ACTC, los pilotos deben acudir y cumplir con el control antidóping, luego las muestras anónimas y debidamente selladas y preservadas son trasladadas al CENARD donde se las examina. Esta vez, quedó en evidencia que el chico Collino se despistó y muy feo…
Por C.S

-publicidad-

1 COMENTARIO

  1. Asombra la honestidad del pibe, me hace acordar al hecho recientemente del cordobecito que devolvio los $65.000 que se habia encontrado, pero no me parece que porque sea honesto le tengan que bajar la condena.
    Hay un reglamento en el cual unas de sus reglas fue violada y ahora tiene que ser penado por eso, no justifiquemos el error, se cometio y punto.
    Ojala los controles antidoping sean a todos los pilotos del fin de semana

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre