ES UN DISTINTO LEWIS HAMILTON.

Arriba de  un  Fórmula 1, ya lo viene demostrado hace varios años con sus múltiples triunfos y sus tres títulos mundiales y lo confirmó este fin de semana con una impecable victoria en el  Gran Premio de Inglaterra, decima fecha del Mundial. Fue la cuarto, y  tercera consecutiva del moreno en su Gran Premio y en Silverstone, una marca que lo iguala con su compatriota Nigel.Mansell. Para ser el máximo ganador todavía le queda subir un peldaño más para así alcanzar las cinco victorias que ostentan otros grandes campeones como el escocés Jim Clark y el francés Alain Prost.

Abajo del Mercedes Benz, también se sabía que con su excéntrica personalidad Lewis poco o nada tiene que ver con sus colegas, pero si alguien tenía dudas se vió con el festejo que no sólo compartió con los integrantes del equipo, sino que lo amplió a la gente. Antes del podio, y rompiendo protocolos, Lewis fue en busca de ese público entusiasta, que lo alentó durante la carrera y lo vitoreó al cruzar la meta como vencedor. Esos aficioandos cuyas muestras de aliento Hamilton confesó haber divisado en las últimas vueltas desde el habitáculo de su Mercedes Benz.

El auto de seguridad prolongó en demasia su presencia en pista y su andar fue lento

“Los veía a los aficionados y sabía que estaban conmigo. Es el mejor púbico del mundo , es increíble la conexión que tengo con ellos. En una época difícil para el mundo, es maravilloso ver juntos a gente con dinero y otra con necesidades” largó Lewis antes de zambullirse en la ola de brazos levantados de sus fanáticos, al estilo de esas estrellas de rock que tanto admira y con muchas de las cuales se frecuenta en los ratos que le deja libra la Fórmula 1. Por encima que haya sido en su país y rodeado de sus hinchas, valen las actitudes, porque no son habituales. ¿O alguien imagina a Nico Rosberg  ó Sebastian Vettel haciendo lo mismo en unas semanas en caso de ganar en su Alemania natal?.

Habitual protagonista de los Grandes Premios británicos, la lluvia que cayó veinte minutos antes de la largada y se prolongó hasta diez minutos, cambió estrategias pero no disminuyó la determinación ganadora de Lewis sobre su Mercedes Benz. El uso de los neumáticos para la lluvia duró hasta que tardíamente, en la quinta vuelta, y luego que Hamilton presionara con un «Vamos Charlie « a Charlie Whitting, el director de la carrera, el auto de seguridad dio via libre a la velocidad. Antes de completar el primer paso por la recta principal, varioso autos se mandaron boxes para cambiar los neumaticos de lluvia por el compuesto intermedio. No estuvieron entre ellos los Mercedes Benz, que si, lo hicieron cinco vueltas más  tarde, aprovechando una neutralización por el despiste del Manor del alemán Pascal Werhlein. Allí logrò Hamilton una diferencia que le permitió controlar la carrera.

El duelo Rosberg-Verstappen fue uno de los atractivos del Gran Premio británico. En pista prevaleció el alemán, que luego fue recargado y perdió el segundo lugar ante el holandés.

 

Otra consecuencia de la lluvia fue dejar para otro Gran Premio el duelo  Rosberg-Hamilton, incentivado para esta carrera por las amenazas de sanciones de Mercedes Benz en caso de repetirse los recientes toquea. No  hubo posibilidades porque no estuvieron cerca en ningún momento.Esta vez el duelo de Rosberg fue con Max Verstappen. En una maniobra que confirmó su gran potencial conductivo, el joven holandés lo pasó por afuera  y con pista húmeda. Paa aplaudir. Más normal resultó el sobrepaso conque Rosberg recuperó el segundo lugar cuando la pista seca  favoreció el mejor andar del Mercedes por sobre el Red Bull. El duelo se prolongó más alla de la caída de la bandera a cuadros cuando Verstappen se quedó definitivamenet con el segundo lugar al sufrir Rosberg un recargo de 10 segundos por recibir instrucciones del equipo para solucionar un serio problema en la caja de cambios, el flanco debil que muestran las Flechas de Plata. Ese recargo lo retrasó al tercer lugar y dejó solamente en un punto su ventaja sobre Hamilton en  un campeonato donde lo sicolgico seguramente empezará a tallar en el duelo deportivo.

Asi  terminó este Gran Premio de Gran Bretaña, iniciado con auto de seguridad pese a que la lluvia habia cesado un rato antes. Una decisión discutible. No se supo que habrá pensado, viéndolo desde boxes, Jackie Stewart, quien como piloto, el 4 de agosto de 1968, largó, corrió y ganó un Gran Premio de Alemania corrido bajo lluvia  y con niebla  nada menos que en el Infierno Verde del Nurbugring. Si, se conoció la opinión de Hamilton. » Se tendria que haber largado normamente, había charcos y hubiese sido difícil, pero de eso se tratan las carreras…» sentenció Lewis en contraposiciòn con la mayoria de sus colegas.

Es un distinto Lewis Hamilton, sin dudas.

 

Por el equipo de VA

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre