EL CRONOGRAMA PREVIO, CUMPLIDO.

A punto las 24 Horas de Le Mans, definitorias para el Mundial de Resistencia (WEC) en las distintas clases, en especial la LMP1 donde corre José María López.

El Toyota Gazoo WEC se lleva el campeonato, luego de un dominio abrumador; restaba dilucidar que terceto se calzaría la otra corona. Fernando Alonso-Buemi-Nakajima en el Toyota TS Hybrid nº8 y Pechito-Conway-Kobayashi en el auto nº7, los aspirantes con ventaja en el puntaje para los primeros.

SpeedAgro

El auto nº8 con Conway el volante, sufrió un duro contratiempo en la clasificación inicial, en el momento en que Roberto González en uno de los DragonSpeed de la clase LMP2, se despitó en la noche y, repentinamente intentó cruzar la pista para ingresar a la calle de boxes; coincidió con el paso de Conway por esa chicana y sobrevino el duro golpe, por el que los comisarios después responsabilizaron a Conway. El incidente llevó a que el Toyota Gazoo WEC, resolviera cambiar el chasis del prototipo nº7. Mirá la foto abajo, el auto dañado.

Tripulado por Kobayashi, el Toyota compartido con Pechito y Conway, había conquistado el mejor tiempo; el 1-2 para la marca japonesa lo completó el auto de Alonso a 411/1000. Ambos iban a compartir la primera fila en la largada sabatina (10 horas de la Argentina).
En las inigualables 24 Horas de Le Mans, entre los Toyota se dirimía la conquista. El sueño de Pechito, latente.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre