Compartir

FUE UNA LUCHA METRO A METRO.

Y el que la terminó ganando fue Leonel Pernía, que protagonizó junto con Facundo Chapur una electrizante final de la Clase 3 del Turismo Nacional en Potrero de los Funes para arrancar la temporada con una victoria que, cimentada en el gran rendimiento del Honda Civic del Chetta Racing, lo coloca como uno de los candidatos a pelear por la corona.

El primer golpe de escena fue en la vuelta previa, donde el poleman y ganador de la carrera Pedro Boero tuvo que abandonar porque falló el motor del Focus del Martos. Eso le permitió al Tanito largar desde la pole, pero Chapur le porfió la posición con el C4 Lounge y terminó quedándose con la punta luego de una frenética batalla.

Tan ajustada como limpia fue la lucha entre Pernía y Chapur. Dieron espectáculo del bueno.
VisionAuto

 

Pernía no se rindió y fue por el cordobés, al que superó en la chicana pero, según los comisarios, con bandera amarilla, por lo que cedió la posición. el tandilense, con un auto rápido y contundente, atacó de nuevo a Chapur y, finalmente, logró doblegarlo y marchar hacia la victoria. Facu intentó recuperar pero ya no tuvo resto, mientras que Julián Santero logró meterse 3° con el Focus luego del abandono de Sebastián Gómez (Cruze). ¿Cómo estrenó su título Mariano Werner? Un toque de Leo Larrauri lo dejó estampado contra el paredón con el Linea bastante dañado.

“Tuve un gran auto y fue una gran final, con Facu Chapur al límite en todos lados pero respetándonos mucho”, manifestó el Tanito, quien se mostró en desacuerdo por haber tenido que ceder la punta por un supuesto sobrepaso con bandera amarilla: “Es discutible la maniobra, porque el inicio de la misma es en la curva anterior, donde no había bandera amarilla. Cuando nos tiramos en el frenaje de la chicana, que veníamos los dos a la par, nos encontramos con la bandera. Pero bueno, como tenía un gran auto decidí devolver la posición y salir a buscarlo”.

Santero, el Tanito y Chapur, un podio de lujo en la Clase 3 del TN.

 

Pero la nota insólita del domingo en Potrero se dio en la Clase 2. Es que la primera victoria en la categoría Juan Pablo Pastori con el Toyota Etios contó con una situación por demás extraña: Pablo Ortega, que lideraba con el Peugeot 208, se pegó ¡mientras estaba la carrera neutralizada! en su intento por calentar neumáticos antes del relanzamiento, se enganchó con el Fiesta del escolta Luciano Bucci y terminó contra la pared.

Mejor, miralo y escuchalo a Ortega:

 

Lo cierto es que el misionero no dejó pasar la chance, pasó de 3° a 1°, controló la carrera y terminó festejando. Matías Menvielle llegó como escolta con el Corsa, mientras que Bucci, hermano de Alejandro, campeón 2017, ocupó el último escalón del podio y no recibió sanción alguna, ya que los comisarios deportivos consideraron que no tuvo incidencia en el despiste de Ortega.

El Turismo Nacional tendrá su próxima cita el 25 de marzo en el veloz autódromo de La Pampa.

Pastori estuvo atento, fue oportunista y se llevó su primera victoria.

 

 

Por Cristian Re.

Fotos: AIF.

 

 

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre