“NUNCA TUVE UN AUTO TAN CONTUNDENTE”.

No era necesaria la aclaración que Matías Leonardo Rossi, hizo con el trofeo mayor (una réplica chica del Monumento de la Bandera), que lo acreditaba como primer ganador del TC en el Autódromo Juan Manuel Fangio de Rosario. Una fecha que la categoría supo sacar a flote entre tanto barro y la  preocupante lluvia matutina. Vale el reconocimiento sin olvidar que habrá que seguir trabajando para que en la próxima visita el escenario rosarino, tenga la presentación que merece una categoría del nivel e historia del Turismo Carretera.

Rossi se tomó su tiempo para superar a Ponce de León. Una vez concretado el sobrepaso marco claras diferencias para sellar un triunfo que lo elevó del 16º al 10ª lugar en el campeonato..
SpeedAgro

Esa contundencia de Rossi se vio desde que el viernes sobre una pista muy sucia su Ford pisó el trazado rosarino, y se confirmó al día siguiente con una pista algo más limpia, rubricándose en el primer domingo de mayo tanto sobre una superficie húmeda en la serie, como sobre la seca que transitó la final. Un dominio contundente y total como pocas veces se ve en el TC, y que mostró la determinación de Matias para juntarse con esa victoria que necesitaba, que no sólo en el TC no la abrazaba desde hacía ocho meses. Mucho tiempo para uno de los pilotos que integra el podio de los pilotos nacionales más destacados.

Por esa determinación personal y esa contundencia mecánica, nadie pudo con Matias en la 5ª fecha del campeonato que como se preveía tuvo una concurrencia multitudinaria (unas 35.000 personas), pese al chaparrón matutino y pocas comodidades en accesos y estacionamientos (además faltaron baños químicos para el gentío). Ni siquiera pudo Gabriel Ponce de León, quien gracias a su triunfo en la serie más veloz, disputada con pista más seca que la que ganó Matías, largó adelante.. Sin embargo esto no lo ilusionó demasiado para quebrar la candidatura de Rossi al premio mayor. “Con piso seco será difícil aguantarlo a Matías”, le dijo a visionauto antes de la final.

Castellano encabeza un compacto trencito seguido de Agurre, Ruggiero, Ortelli y Pernia ante un público multitudinario que le hizo frente al mal tiempo, y colmó el Autódromo de Rosario. Una nueva muestra del poder de convocatoria del TC.

La final se corrió con piso seco y lo que presintió Gabriel se cumplió. Sólo hubo que esperar que el Ford número 5 entrase en ritmo y Rossi superase un roce con el áspero Valentin Aguire, Con esos problemas resueltos, en la vuelta 14, Matías eligió el lugar para el preciso sobrepaso en la curva 2. “Matías se la jugó y en el lugar donde tenía que tIrarse, se tiró”, explicó sin lamentos ni bronca Gabriel sobre la maniobra que definió la carrera. A partir de ese momento, el Ford fue más inalcanzable que nunca.

“Muchas veces tuve oportunidades para ganar pero no se dieron las cosas, esta vez se dio todo…”, reconoció Matias sobre su victoria número 24 en el TC. Ese “todo” incluyó su contundente Ford, su manejo preciso y sin errores, y el toque de la fortuna representado por el ingreso del auto de seguridad en la serie ganada por Valentin Aguirre que lo mandó detrás de Matias en la grilla final. “Hubiese sido difícil llegar adelante largando tercero“, admitió Rossi recordando que Aguirre fue el único que tras la clasificación exteriorizó sus posibilidades de ganarle a Rossi en caso de vencer en la serie más veloz. Finalmente ni siquiera se llevó el puesto en que llegó en la pista al ser recargado al 26º lugar por un toque a Jonatan Castellano.

No fue uno de los mejores fines de semana para Mariano Werner, pero en la final escaló con su Ford del puesto 21 de largada al 15º. Sumó puntos que lo mantuvieron como escolta del líder del campeonato Manuel Urcera que llegó 10º

“El TC es así “, fue la filosófica frase que resumió la resignación de Ponce para un triunfo que al principio vio cercano hasta convencerse que el ritmo de Matias era irresistible para su Ford. Igual quedó conforme con el 2º lugar en una carrera en la que estrenó la motorización de Alfredo Gardelito Fernández y estuvo a punto de no correr por la caída de un patrocinante  (Fric Rot) importante, ocurrida en la fecha anterior. Lo reemplazó con otro y el aporte de algunos amigos. Por eso alegró su segundo lugar, el mejor resultado con el equipo propio, familiar y pequeño (5 personas) que formó en el 2015 para subsistir con un presupuesto limitado en un TC cada vez más caro.

Volvieron las caras conocidas a copar el podio con Rossi en el escalon más alto luego de ocho meses y nueve carreras del TC. Ponce de Léon y Ledesma fueron merecidos escoltas.

Christian Ledesma completó un podio que devolvió a los primeros lugares a nombres conocidos luego de la sucesión de tres ganadores sorpresivos y primerizos. Su experiencia fue clave en una carrera que tuvo cuatro entradas del auto de seguridad y terminó 5 vueltas antes al cumplirse el tiempo máximo de 50 minutos. Esta vez nadie se quejó. Lo importante se había cumplido: sacar adelante una fecha complicada.

 

(Especial desde Rosario).

Fotos: Prensa ACTC y AIF

 

 

1 COMENTARIO

  1. Creo que esta fue la victoria 25 de Rossi en TC.Dejo atras las 24 de Aventin y Ledesma,pone proa a las treinta y pico de Ortelli y el Guri.Un piloto muy completo con velocidad,inteligencia y compromiso con la parte tecnica del deporte.De los top de Argentina,tal vez el que mas necesito de su propio talento para llegar a la cima,con pocas ayudas economicas.Tiene la escuela completa hecha(karting,formula),aprobada con sobresaliente .
    Desde su primer triunfo en TC pasaron 12 años.Donde puede quedar su estadistica de carreras ganadas en 10 años mas??
    Saludos desde el sur.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre