LA EMPRESA número uno en facturación de la Argentina, YPF, no fabrica vitaminas. Pero va a auspiciar a deportistas olímpicos en los JJOO Londres 2012.

YPF refina combustibles y produce lubricantes. Es natural que esté en automovilismo. Pero se va. Deja de ser sponsor del Turismo Carretera y del TC2000, a los que proveía del combustible oficial.

Más aún: después de haber anunciado con estruendo su regreso al TC con un equipo de competición, desafecta ese ejercicio también. Y por lo que VA ha oído, su participación en el TC2000 será indirecta: ya no negociarán directamente con el equipo HAZ, sino a través de Ford.

Esto debiera ser un llamado de atención para los dirigentes del automovilismo nacional. No se retira un honesto proveedor de bulones, sino una compañía para la cual trabajan, de manera directa o indirecta, más de 46 mil personas, con una red de más de 1.600 estaciones de servicio y el 52 por ciento de la capacidad nacional de refinamiento de combustibles, produciendo anualmente 530 mil barriles de crudo.

Se va, a auspiciar deportes olímpicos aunque no fabrican vitaminas, y dejan de apoyar directamente al automovilismo aunque sus productos se consuman allí. ¿Podrá haber mensaje más explícito?

YPF también dejó de apoyar ala Selección Argentina de fútbol. ¿Significa algo el paralelismo?

Además del fútbol, otros deportes como el básquetbol, el tenis, el rugby, el voleibol, poseen una selección nacional, un conjunto de deportistas destacados que salen a defender los colores argentinos al exterior, y los fanáticos se enganchan mucho con ello. Eso se traduce en un inexorable crecimiento de la actividad.

Para ejemplo cercano, la Copa Davis. La conquista de la Copa se ha convertido, casi, en una cuestión de orgullo nacional. Todos los estratos sociales están pendientes de ello. Eso genera interés, entusiasmo, ganas de involucrarse, de seguir la actividad. No hay que perder de vista este dato: YPF apoya al equipo argentino de Copa Davis… y no fabrica pelotitas de tenis ni raquetas.

La única especialidad deportiva masiva que no tiene una selección o representantes que la defiendan en el exterior es el automovilismo. A diferencia de otras disciplinas, sus dirigentes no se preocupan por sentar las bases de una salida al exterior a competir, ni mucho menos la creación de una selección de talentos.

¿Qué sale caro? ¿Qué las empresas no apoyan? ¡Y claro! ¿Cómo van a apoyar? ¡Si cuando las empresas apoyan, terminan yéndose, espantadas! ¿Cómo podrían apoyar entonces?

Fallar, ¿no falla nada?

Por el equipo de VA

 

-publicidad-

2 COMENTARIOS

  1. Las políticas de las empresas también suelen ser raras. Por ejemplo VW es sponsor de la AFA y hace más de 10 años que no esta en el automovilismo. Que haran los equipos oficiales del TC 2000 si LoJack mañana se va?

  2. Una mas de las incoherencias a las que estamos acostumbrados. YPF tiene el suficiente «poder» para tratar de cambiar el rumbo del automovilismo desde adentro, en aquellas cosas que no se hacen bien, desde luego puede patrocinar a quién quiera, pero su fuente de «poder» justamente está en el automovilismo y hacia ahí debería poner su «mayor esfuerzo», más allá de que es justamente el automovilismo el que le devuelve «resultados publicitarios» siempre y no una vez cada cuatro años o aquellas actividades que tienen muy poco público.
    Como bien dice Enrique, el caso de VW también es patético, hoy en día es la empresa líder en ventas en el país y no apoya la actividad que desarrolla….como digo siempre y a esta altura ya parece mi muletilla, la culpa nunca es del chancho…..carguemos otra nafta, compremos otra marca de vehículos, tal vez el día que crezcamos como consumidores las cosas cambien….

    Un abrazo.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre