MILAGRO EN BAHREIN.

La imagen inicial nos trasladó a los añorados pero peligrosos años 60/70 de la Fórmula 1. Aquellos en los  que el fuego era un habitual visitante con consecuencias trágicas, Por eso apenas comenzado el Gran Premio de Bahrein, la angustia y el temor invadieron el circuito de Sakhir al ver esa bola de fuego surgida de los que segundos antes era el Haas del francés Romain Grosjean.

Luego de rescatar a Grosjean, los servicios de seguridad tuvieron una intensa tarea para sofocar el fuego surgido por el choque e incendio del Haas del piloto francés

Fue medio minuto interminable de tensión, que comenzó a disminuir al ver a un titubeante Grosjean emerger de ese infierno en que se había convertido el lugar donde habían quedado los restos humeantes de su auto tras incrustarse contra el guardrail y tomar fuego. Todo se había iniciado con un roce con el Alpha Tauri del ruso Daniil Kvyat, en la salida de la Curva 3 que proyectó a unos 221 Km/h al Haas contra el guardarail e increíblemente atravesó una de sus hojas. Ante el tremendo impacto, el coche se partió casi a la mitad, por la zona del depósito de combustible y esto motivó que el combustible se derrame rápidamente en la zona, lo que, junto a las chispas del golpe provocaron la hoguera.

Grosjean pudo desabrocharse los cinturones en mitad del incendio, escapando por encima del Halo (otro elemento clave para salvar la vida de  Grosjean) después de cerca de 28 segundos, y saltó a la pista por encima de los restos del guardarraíl. Los comisarios del puesto ayudaron a apagar el fuego. El piloto fue conducido a l hospital del circuito y luego al Hospital del Ejército de Bahrein  donde se confirmó que sólo tenía quemaduras en sus muñecas y el pie izquierdo. Un afortunadísimo saldo para semejante accidente.

El presidente de la FIA, Jean Todt visitó a Grosjean en el Hospital del Ejército de Bahrein. El piloto francés tiene quemaduras en ambas muñecas y en el pie izquierdo.

«Fue una gran sorpresa par nosotros también, nunca hemos visto todo ese fuego en 12 años, ni un impacto como ese. Nos llevó un tiempo procesar lo que pasaba, probablemente un segundo, pero nos pareció eterno. Grosjean salió por sus propios medios y fue increíble verlo», comentó Alan van der Merwe, piloto del coche médico antes de agregar que “llegamos hasta el centro médico y cuando vimos que estaba bien respiramos aliviados. Comprobamos que todos los sistemas de seguridad que hemos desarrollado funcionan, el Halo, los cinturones, la célula de supervivencia. Sin todos ellos, el resultado podría haber sido muy distinto».

El vuelco del Racing Point de Lance Stroll puso otra nota dramática en la segunda largada del accidentado Gran Premio de Bahrein. Por suerte, el canadiense salió ileso

La pausa de casi una hora y media a que obligo el accidente de Grosjean para reparar el guardarail dañado, no calmó la actitud de alguno pilotos. Otra vez Kvyat se vio involucrado en un accidente cuando por delante de su Alpha Tauri se cerró el Racing Point de Lance Stroll. El toque fue inevitable y terminó con el vuelco de Stroll. Otra vez la fortuna estuvo del lado de la Formula 1 y el canadiense salió ileso.

La normalidad se instaló por fin luego de algunas vueltas con los autos detrás del coche de seguridad. Esa normalidad alcanzo la parte competitiva y terminó con un nuevo (95°) y cómodo triunfo de Lewis Hamilton con su Mercedes Benz. La satisfacción del éxito no le hizo olvidar al inglés lo sucedido con Grosjean.

Max Verstappen y Alex Albon, los pilotos de Red Bull acompañaron a Hamilton en el podio.. El 2° lugar le permite a Verstappen acortar a  12 puntos la ventaja que Valtteri Bottas (8°) le lleva en la lucha por el subcampeonato.

 “El riesgo que corremos no es un juego. Olvidamos que arriesgamos nuestra vida por este deporte y por lo que amamos hacer. Agradecemos a la FIA los pasos gigantes que se han dado para garantizar que Romain se salve. Por esa extrema seguridad de los monoplazas, los pilotos salen de coches destrozados como si no hubiera pasado nada, al contrario de lo que ocurría hace 30 años, Esto nos hace pensar que en la Fórmula 1 no puede pasar nada. Pero ese no es el caso y por eso nunca hay que descuidar la seguridad” advirtió el inglés, tan preciso y acertado en sus conceptos como lo es en la pista con su Mercedes Benz.

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre