LOS REGISTROS DEL ÁREA de turismo de la ciudad de Le Mans lo indican.

Entre hoteles, alojamientos, camping y habitaciones en casas particulares, se cuenta con unas 25 mil plazas para alojarse, a un costo promedio que oscila los 90 euros por día.

La magnitud de las 24 Horas queda reflejada no sólo en lo que depara la carrera en sí misma, se derivan una variedad de aspectos que hacen también directa o indirectamente con la mítica carrera.

SpeedAgro

Año a año para el mes de junio se acerca a la ciudad una verdadera multitud; Le Mans ubicada a unos de 200 kms al sudoeste de París, alrededor de dos horas de viaje en el tren bala (el famoso TGV de los ferrocarriles franceses), recibe aficionados de distintos países de la comunidad europea y del resto del mundo. Los organizadores del Automobile Club  de l`Ouest, el más grande grupo organizador automovilístico francés fundado en 1906, a cargo de las 24 Horas, anunciaron que a la reciente edición (85), acudieron 258.500 personas.

 

Le Mans, la ciudad; el otro costado de las 24 Horas

 

El alojamiento se convierte en un serio problema en caso de no haber previsto reservas con mucha anticipación. Los hoteles son rápidamente cubiertos, debiéndose optar obligatoriamente en tantos casos, en alojarse en localidades vecinas en un radio que puede extenderse hasta los 100 kms como optó el grupo de Toyota Argentina encabezado por el presidente Daniel Herrero, Santiago Roca ejecutivo de la terminal y un grupo de periodistas argentinos invitados. En cambio Pechito López alquiló para su padre José, su madre Mabel y el resto de la flia que lo acompañó, motorhomes ubicados dentro del mismo circuito en un sector determinado.

Pero Le Mans, como otras ciudades europeas, ofrece una alternativa que puede resultar óptima como le ocurrió a Vision. “Vivir” en casas de familias que alquilan habitaciones en la misma ciudad, y a distancias muy cercanas del circuito.

 

Bernard, Sylvie y Noa, anfitriones de Vision

Bernard Poirier y su esposa Sylvie componen un matrimonio afable, cordial, tienen dos hijos; Noa, la chica de 16 y Tim el hombrecito de 11. En su casa VA se alojó durante la estadía en ocasión de las 24 Horas, reserva mediante contrareloj en el sistema online airbnb.com

En el Twingo, rumbo al circuito.

Bernard de 60 años, se jubiló después de su último trabajo como “manager en la companía de telefonía Orange”, cuenta en fluído inglés; trabajo que lo llevó vivir una época “que se extendió durante ocho años” a “la Isla de la Reunión, que forma parte del archipiélago de las Mascareñas y tiene estatus de departamento de ultramar francés. Está en el Océano Índico, al este de Madagascar, es una región ultraperiférica de la Unión Europea y forma parte de Francia”.

La ciudad donde la calma contrasta con lo que se vive en el circuito a unos 8 kms de distancia.

También es jubilada Sylvie, la mujer trabajó hasta el retiro como operadora telefónica en el hospital de la ciudad, ella habla sólo francés. Son cordiales y llevan una vida tranquila, disfrutando de una ciudad donde viven unos 155 mil habitantes, con un casco antiguo de singular belleza que nuestro amigo nos llevó a recorrer en la Captiva, camino a la estación de trenes, antes de emprender el regreso con destino hacia París. La calma y placidez brotan en cada esquina. Bernard y Sylvie disfrutan de sus hijos y de la ciudad, y como familia afrontan los avatares de la vida diaria, ni remotamente con las tensiones a las que estamos, lamentablemente, acostumbrados a padecer los argentinos. “En Francia -marca- el salario promedio es de unos 1150 euros”.

El matrimonio es habitual que alquile una de las habitaciones de la casa cada vez que la ciudad se transforma debido a las 24 Horas del Mundial de Resistencia y también, aunque en menor grado, ante las 24 Horas de motociclismo que convocan a unos 105 mil espectadores y las 24 Horas de camiones con una asistencia de unos 56 mil aficionados. Bernard dice que por estos días está “ocupado en la renovación de nuestra casa, mientras que mi esposa se de dedica al cuidado del hogar y de nuestros hijos Noa y Tim”.

8 de la noche del domingo 18 de junio, la tranquilidad reina en Le Mans

El año pasado recibimos para alojarse a un muchacho norteamericano,
vive en Atlanta y vino a ver las 24 Horas”, recuerda Bernard mientras
compartimos un café temprano en una de las mañanas previas a rumbear
para el circuito en el impecable Renault Twingo como los que se vieron en Argentina, conducido por Sylvie y al día siguiente en la Chevrolet Captiva que enorgullese a Bernard. El inicio del verano y de las vacaciones en marcha hace que los chicos estén en casa, las clases finalizaron.

Bernard es amante de los deportes, es maratonista desde hace dos años
por “lo que entreno tres veces por semana, y estoy corriendo dos
maratones por año, aquí en Francia y en Amsterdam, Holanda; además me
gustan el motociclismo y he sido fans del “Rossi de La Sarthe”, Louis Rossi. Claro, también me encanta el fútbol, jugué durante 30 años de mi vida”.

El tranvía, otro rasgo que caracteriza a la ciudad de las 24 Horas

“Cada año para la época de las 24 Horas, la capacidad de los hoteles se cubre y bueno, existen muchos como nosotros que rentamos una habitación para aquellos que vengan a ver la carrera, un acontecimiento que le cambia por unos días el habitual movimiento a la ciudad“, en la que las dos principales empresas afincadas son Renault que cuenta con una planta que emplea a 6000 personas y la firma de seguros Mutuelles du Mans con 5000 empleados.

El matrimonio nació en Le Mans “y más allá de mis años afuera, nunca
pensamos en irnos; este es nuestro lugar. Sí, seguro, las 24 Horas representan mucho para la ciudad y para los que vivimos acá, es una carrera famosa en el mundo”, sostiene con satisfacción.

La charla deriva en una anécdota pintoresca, revela Bernard que un conocido cantante francés de rock llamado Florent Pagny, vive buena parte del año en Ushuaia; sí, en Argentina. ¿Cómo llegó hasta el extremo sur argentino el “singer” nacido en 1967?, “se casó en 1997 con una argentina, Azucena Camaño, artista y pintora; enamorado de ella y de tu país, se fue para allá”. ¿Lo tenés a Florent?

 

Por Carlos Saavedra (especial desde Le Mans)
Fotos: visionauto

VisionAuto en Instagram

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre