PRIMERO MIRÁ DE NUEVO SEGURAMENTE, Y VOLVÉ A DISFRUTAR.

 En el otoño de su estupenda trayectoria deportiva, aunque cada vez menos dudan que va a continuar en Alfa Romeo el año que viene. A los 41 años, después de debutar en 2001 en Sauber, Kimi Raikkonen le devolvió al menos por unos instantes, el corazón a la cibernética Fórmula 1. Último campeón del mundo de pilotos con Ferrari, al cabo en 2007 de aquel Gran Premio de Brasil en Interlagos, una de las definiciones más dramáticas en la historia de la Fórmula 1, el finés tiene muy bien ganado un lugar de relevancia en la «máxima».
Su largada en el Gran Premio de Portugal en Portimao, lo recargó en la consideración de los seguidores de la F-1 en el mundo. Hizo erizar la piel, subir la adrenalina y, fundamentalmente,  volvió a permitir disfrutar del factor humano arriba de un auto de carrera.
Raikkonen.(Foto gentileza F1Fansite.com).
Su fulgurante largada y la primera ronda, con el Alfa Romeo desde el 16º lugar para saltar al sexto con cubiertas rojas (blandas) sobre el piso resbaladizo, sigue, seguirá siendo vista una y otra vez. Ganó diez lugares, pero lo más importante fue que ratificó su vigencia pese a un auto que anda lejos de la punta, y más si hablamos de los Mercedes.
Obra maestra la de Kimi, lástima que la lluvia se quedó en amenaza y a medida que transcurrieron las vueltas, retornó la normalidad y Raikkoen comenzó a ceder posiciones, aunque no se dieron en forma con Sebastian Vettel, degradado hasta lo incomprensible e indigno en Ferrari, para ocupar el décimo lugar. Puesto que a 12 giros de la finalización, se definió a favor del alemán.
Después, inmutable, iceman, (¿cómo iba a ser de otra manera?), una vez culminado el gran premio hizo su particular análisis, bien a lo Kimi mandó: «No creo que la largada en sí fuera muy buena. Perdí una posición, pero luego llegué a pensar qué «leches» estaban haciendo los demás. Tuve una buena primera y segunda vuelta. La velocidad fue decente durante la mayor parte de la carrera, pero luego tuvimos problemas en la parada y al final perdí el décimo puesto con Vettel con neumáticos viejos».

La última, mirá como lo recibieron  sus hijas en su regreso a casa. Kimi, tu lugar en la F-1 se hizo más grande todavía…

Foto portada: gentileza motorsport.com / Alfa Romeo Racing.

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre