LOS DISFRUTARON, y mucho.

Y ni hablar el Patita Minervino, con esa Chevy que había bautizado como La Diabla, derrotó al Pato Silva, este a bordo del Falcon con el que fue campeón en 2005, en el primer Duelo de las Estrellas en la previa de la final del TC Mouras en La Plata.

«Por un momento, volvimos a sentir la adrenalina de manejar un auto de carrera. Estoy muy contento», dijo un emocionado Minervino luego de derrotar al chaqueño, en una mini carrera que constó de una vuelta previa y un giro por el circuito platense.

El Ford de Silva y La Diabla de Patita.

 

Un detalle: antes de largar, las hinchadas de Ford y de Chevrolet estuvieron al lado del auto de su piloto, mostrando una imagen de pacífica convivencia que, en toda ocasión, es resaltada por Hugo Mazzacane, presidente de la ACTC.

Además, el dirigente avisó que este evento, que forma parte de los festejos pro los próximos 80 años del Turismo Carretera, se repetirá y hasta con tres autos largando a la par. A esperar entonces.

Minervino revivió las viejas épocas y festejó de lo lindo el triunfo.

 

 

 

Por Cristian Re.

Fotos: prensa ACTC.

 

 

 

 

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre