¿TE ANIMAS A MARCAR LAS DIFERENCIAS ENTRE LOS DOS AUTOS? A nosotros solo nos interesa la similitud. Porque encierra una historia de amor por los fierros que fue impresionante.

El coche de abajo acaso lo conozcas: es una Ferrari 312B de 1970, la B por el motor Boxer, de 12 cilindros opuestos, que por primera vez usó la casa de Maranello en F-1. El de arriba acaso te sea más familiar, acaso no. Es un Sotro-Ford, un auto de una historia curiosísima.

Sí, seguro que te parecen similares. Orlando Sotro, que en 1968 estrenó un chasis con motor trasero para la Mecánica Argentina Fórmula 1 de entonces, un auto muy peculiar porque su trompa era perfectamente rectangular, decidió un par de años más tarde renovarlo estéticamente. Y seguramente se enamoró del monoposto rojo que acabó dominando el cierre de 1970. Su creación se le parece mucho…

Lo llamativo, lo querible, es que el mismo auto fue utilizado durante años y años, y hasta décadas, por el empeñoso Orlando. La MAF-1 fue categoría nacional hasta 1979, y en ella Sotro no pudo ganar una sola carrera. Pero cuando la CDA del ACA le quitó representatividad y la categoría se organizó a nivel zonal, el pibe Sotro corría y les ganaba a muchachos 40 y 50 años más jóvenes que él. ¡Siempre con el mismo auto!

Orlando Sotro (1931-2014)

Su último lauro data de 2011, el mismo año en que su nieto Leonel ganó el título de TC Pista. «Toto» tenía 80 años. Fue su segundo halago en la categoría; el primero tuvo lugar en 1986, cuando ganó las seis carreras del calendario. El especialista Facundo Galella le computa más de medio centenar de triunfos en esta etapa zonal, la mayoría en el «Mouras» de La Plata o en Dolores. ¡Qué importa que, en general, solo un puñado de entusiastas fueran sus rivales!. Durante el 2012 lució el número 1, el año pasado se retiró, y el martes se fue, finalmente, a correr a otra pista celestial, dónde seguramente lo esperaba su hermano Rolando, con el que tantas veces había compartido circuitos, amarguras y momentos increíbles. Orlando Sotro había debutado en el automovilismo deportivo en junio de 1957 y gozó de más de medio siglo de campaña deportiva.

Y nos queda la silueta de esa Ferrari transformada en pasión banfileña, alimentada a seis cilindros, prolongada en un apellido que sigue vivito y derrapando…

Por el equipo de VA

Fotos: Miguel Tillous

 

 

 

 

-publicidad-

5 COMENTARIOS

  1. Acabo de poner en marcha un Falcon de TC histórico con un árbol de levas que me hizo Toto a principios de año, vaya esa puesta en marcha como homenaje a este grande del automovilismo que me enseño tanto en tan poquísimo tiempo. Un abrazo a Walter y a Lionel.

  2. Se habrá ido Don Orlando,pero aún resuenan en el Galvez,o por entonces Autódromo Municipal,los escapes del Sotro-Falcon,como lo anunciaban en lista de corredores,peleando mano a mano con los Berta-Tornado y los Pianetto-Dodge,más otro eterno como Don Ramon Requejo,cuando los pilotos eran preparadores,los equipos no tenían nombres de abecedario,cuando se corría los domingos por la tarde,los pilotos no tenían cassette,ni usaban pañuelos para llorar,ni escondían sus miradas tras ridículos anteojos de colores,y el automovilismo Argentino nos llenaba de orgullo.
    Perdon V.A.,pero la foto del N°82,no es de la época,Don Orlandop en la MAF1 corría con casco abierto y antiparras,y la trompa era cilíndrica como el lotus 49.
    Gracias por estas notas de nostalgia,que nos hacen ver que teníamos un gran Automovilismo,y en que hemos terminado.

    • No pidas disculpas, Frenando: por supuesto que la foto no es de época, sino bien actual. En ningún lugar pretendimos otra cosa. Más bien apelamos a la sensibilidad de los lectores de VA.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre