POCAS EXCEPCIONES.

Hizo la pandemia del coronavirus en su huracán financiero con el que ha estado arrasando al mundo en 2020. Tan fuerte resultó que ni siquiera se salvaron empresas importantes. Un claro ejemplo es la Fórmula 1; pese a que logró sacar adelante la temporada 2020 y ya tiene programada la de 2021, no pudo evitar millonarias pérdidas a la hora de hacer su balance.

Según revela el balance publicado por Liberty Media, los ingresos 2020 de la Máxima cayeron un 44% en comparación con los del año pasado. Haciendo números, esas entradas de dinero disminuyeron de 2.022 millones de dólares (1.668 millones de euros) en 2019 a 1.145 millones la temporada pasada (944 millones de euros). E En tanto, las ganancias de 12 millones de dólares, se convirtieron en una pérdida real de 386 millones de dólares (318 millones de euros), después de realizarse el pago a los equipos. En este rubro también hubo bajas, ya que los pagos totales repartidos entre los 10 equipos cayeron de 1.012 millones de dólares (835 millones de euros) en 2019, a 711 millones (586 millones de euros). Esos honorarios de los equipos incluyeron los pagos convenidos al firmar el pacto de la Concordia.

Los Grandes Premios de Fórmula 1 con tribunas colmadas fueron un recuerdo en la atípica temporada. Apenas hubo unas carreras con concurrencias limitadas.

 “Los pagos a los equipos disminuyeron debido a la reducción de los ingresos de la F1 y el impacto asociado en el cálculo de los elementos variables de los pagos a los equipos» explican en Liberty, la empresa dueña de la categoría. Vale señalar que la caída de los honorarios de promoción de las carreras, se reflejó en el descenso de su porcentaje de los ingresos primarios de la F1, que pasó del 30% del total en 2019 a solo el 12% el año pasado. La mayoría de las carreras no pagaron ningún canon, o bien una cifra única más baja y renegociada.

«Los ingresos de la promoción de las carreras disminuyeron porque se prohibió a los aficionados asistir a todas excepto a tres, lo que llevó a cambios puntuales en los términos contractuales de las carreras originalmente programadas que permanecieron en el calendario de 2020 y limitó los ingresos generados por las que se sumaron como reemplazo», argumenta Liberty ante de reconocer que las entradas por las retransmisiones, representaron un mayor porcentaje del total de ingresos primarios, al aumentar del 38% al 55%. Igual admitieron que hubo una reducción en la cifra de los pagos.

Pese al panorama descripto y a las reconocidas pérdidas, los responsables de Liberty Media dijeron no estar preocupados por la situación. Sin desconocer la realidad, prefieren mirar al futuro con la esperanza que una mejora en la situación del coronavirus, motivará gradualmente el retorno a la normalidad y en consecuencia a las antiguos balances positivos.

«Creo que una de las cosas de formar parte del grupo Liberty es que tenemos la capacidad de mirar al futuro y ser reflexivos y optimistas con el beneficio de nuestras empresas operativas», ha dicho Greg Maffei, gerente financiero de Liberty Media en una conferencia con analistas de Wall Street.

Si ellos lo dicen…

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre