NOCHE  Y DÍA

Así fue el fin de semana santafesino del Súper TC 2000. Lo sacó adelante la categoría pese a las complicaciones por la lluvia sabatina. Un punto a favor en una temporada con muchos grises.

El Citroen de Chapur se insinÚa amenazante sobre el Toyota de Rossi y el Renault de Pernía a la espera del momento del sobrepaso. “Sabia que iba a tener mi chance y por suerte se me dio” comentó el cordobés.
SpeedAgro

Noche y día. Asi pasó Agustín Canapino por esta octava fecha del campeonato. Fue noche oscura el sábado con ese toque con Facundo Chapur que le quitó el liderazgo de la carrera y lo hizo abandonar. “Fue un toque evitable” reconoció el Titán de la misma forma con la que inmediatamente aclaró que ”son decisiones que se toman y en ese momento, decidí mantener la punta…” Es el lado seca de la moneda del Canapino que va al frente y que tanto se elogia. A veces gana, otras pierde. Es su estilo.

Como en cielo santafesino,  el domingo fue un día a puro sol para Agustín. Se quedó con la clasificación y de punta con la final. Sin reales amenazas cercanas no se equivocó y reguló el trámite como admitió con el extraño “ganamos a voluntad” con el que resumió su cuarto triunfo en el callejero santafesino que lo iguala con Leonel Pernía en el escalón de máximo ganador. Esta vez Pernia debió conformarse con llegar (cuarto) delante de su compañero Ardusso (quinto) y calentar el duelo interno en el equipo Renault donde el campeón pese a estar por delante (segundo) de Leonel (cuarto) en el campeonato es el más preocupado por el rendimiento del Fluence. Así lo reflejó con un “el auto esta lento y pierde 8/10, pero tiramos la caña y seguimos pescando puntos”. No es la priemra vez que lo dice.

Canapino controló sin problemas a Chapur en la parte final de la carrera. Asi el Titán concretó su 16ª victoria en la categoria y alcanzó a Jorge Omar del Río y Walter Hernández.

“Era imposible ir por Canapino porque reguló la carrera”, reconoció su escolta Facundo Chapur, que siguió sumando sobrepasos como los que sobre el Citroen C4 Lounge le hizo a Matías  Rossi (“no me gustó como me pasó  Chapur porque me dejó sin radio y me pegó en plena recta”) y Pernía en una gran maniobra. A diferencia del sábado, el cordobés pudo reflejarlo con un  buen resultado final que también recompensó el sacrificio de sus mecánicos que no durmieron para tener listo a las 7,30 de la mañana el auto dañado cerca de la medianoche del sábado. En el cómputo general de ambas carreras, Chapur acumuló cinco sobrepasos y nada menos que a nombre como Ardusso, Pernia (2 veces), Canapino y Rossi. Por eso  se quedó con los mayores aplausos del fin de semana.

El ganador Canapino junto a sus escoltas Chapur y Rossi, con el marco del entusiasta público que una vez más respondió masivamente a la convocatoria del Súper TC 2000.

“El  balance es negativo” estimo Canapino, conocedor que tenía un Chevrolet Cruze para ganar las dos carreras y sólo ganó una, y que llegó a  Santa Fé con 21 puntos de ventaja sobre Ardusso y se fue con 16. Son los cálculos de un ganador nato como lo es Agustín, quien por ese espíritu tiene sus noches y tiene sus días, como se vió en el callejero.

 

Fotos: Prensa Súper TC 2000.

VisionAuto en Instagram

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre