EL HONOR.

De haber entrado a la selecta nómina integrada por los pilotos dueños del mejor tiempo para las 500 Millas de Indianápolis, en 2021 ha sido para el neocelandés Scott Dixon.

Aguarda la 105 edición de las 500 Millas (30 de mayo), una de las carreras más legendarias y cargadas de historia en el automovilismo mundial.

Para Dixon significó su cuarta pole en el más famoso óvalo, la consiguió al alcanzar una velocidad promedio al cabo de las cuatro vueltas completadas, de 231,685 mph (372,860 km/h).
El seis veces y actual campeón de Indycar, fue el más rápido durante el primer día de clasificación, y se mantuvo firme durante el Firestone Fast Nine Shootout, el domingo último, cuando se midieron los nueve pilotos más veloces en la sesión decisiva. Dixon en el auto nº 9, el PNC Bank Crece con motor Honda, lo consiguió.

La Indycar de los Aeroscreem (foto gentileza Indycar al día).

Ganador de la Indy 500 en 2008, Dixon, también se llevó las pole en 2008, 2015 y 2017, y empató a Rex Mays, A. J Foyt y el brasileño Helio Castroneves, en la segunda mayor cantidad de poles en la historia de las Indy 500.

A Dixon, de 40 años, del equipo de Chip Ganassi, lo van a acompañar en la primera fila a la hora de largar dos pilotos jóvenes. El estadounidense Colton Herta, de 21 años, en el Gainbridge-Honda nº 26, a muy poco de Dixon al clavar en las cuatro vueltas, 231,655 mph (372,812 km/h) y el holandés Rinus VeeKay, de 20 años, tercero con 231,511 mph (372,580 km/h) con el Bitcoin-Chevrolet nº 21, y se convirtió en el más joven en tomar un lugar en la primera fila, en más de un siglo de historia de las 500. Rinus inició su camino rumbo a Indycar en 2019 en ProMazda 2000 dentro del Juncos Racing, propiedad del argentino Ricardo Juncos. A propósito de Juncos y su equipo, ha vuelto a afianzarse y obtenido victorias en la división inicial de Indy y en Indy Lights.

La vigencia de las 500 Millas, ahora la edición 105, Un espectáculo fenomeal (foto gentileza blog el otro lado de las carreras)

La segunda fila la van a componer Ed Carpenter, cuarto con el Sonax-Chevrolet nº 20; el brasileño Tony Kanaan, ganador de las «500» en 2013, quinto al comando del The American Legion- Honda nº 48, y el español Alex Palou lo siguió con el NTT DATA Chip Ganassi Racing-Honda. Palou produjo una gran recuperación luego del duro choque contra la una de las paredes al salir de la curva 2.

Dos ganadores de las 500 Millas en tercera fila, el vencedor en 2014, el estadounidense Ryan Hunter-Reay, séptimo a bordo del DHL-Honda nº 28. A su lado, el tres veces ganador, el brasileño Helio Castroneves, octavo al volante del AutoNation/SiriusXM -Honda, y el sueco Marcus Ericsson, noveno en el Huski-Honda nº 8  del Chip Ganassi Racing.

 

Con ustedes los muchachos de la primerea linea.

El mexicano Pato O’Ward, (Arrow McLaren SP) no pasó del duodécimo tiempo. En tanto, el conocido colombiano Juan Pablo Montoya (ganador en 2006) apenas va a largar vigésimo cuarto, entre los 33 habilitados, completados por los tres últimos, Sageil Karam, Will Power vencedor en 2018 y la suiza Simona De Silvestro, 33ra.

Ah!, resolvió no correr Romain Grosjean, incorporado en 2021 a Indy, la pensó después de lo vivido en el accidente en Fórmula 1, «los Indycar en los óvalos, van a velocidades muy peligrosas», despachó Romain.

 

Con capacidad para unas 350 mil personas, el óvalo de Indianápolis de 4,02 kms, ha de albergar a 135 mil espectadores, cantidad máxima fijada por las normas debido a la pandemia.

Aguardaba el último entrenamiento (28 de mayo), el Carburation Day, última oportunidad para configurar los autos para volar sobre cuatro ruedas. La historia esperaba.

 

Foto portada: gentileza skymotorsport.com

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre