CALIENTE ES POCO.

La victoria de Matías Rossi en San Nicolás dio que hablar, y no le fue en zaga el revuelo generado luego del toque de Mariano Altuna a Franco Girolami en la largada de la final del Top Race. Situación tremenda, angustiante, que provocó que el cordobés quedase cruzado en la pista, con una treintena de autos pasándole muy cerca. El momento fue muy bravo, especialmente, pensando en lo que podría haber sido un golpe lateral al de Franco, con autos lanzados a velocidad.

Si embargo, no hubo que lamentar nada por fortuna y la carrera siauió; Franco remontó hasta el quinto puesto y Altuna fue penalizado por el toque. El incidente no se cerró, porque el que salió dispuesto a llevarse puesto todo fue Gabriel Furlan, dueño del equipo que tiene en sus filas a Girolami. Gabriel lanzó unos tuits incendiarios contra el Monito y el Toyota Gazoo Racing, mencionando a las cuentas de ambos para dejar en claro hasta dónde llegaba su bronca. Mirá:

SpeedAgro

La andanada de tuits, llamativamente porqué no, tuvo su eco en Toyota. El equipo de manera tan respetuosa como contundente, le contestó a Furlan sobre lo sucedido entre sus respectivos pilotos. La réplica:

Si esto te pareció poco, la última palabra la tuvo Furlan; lejos de bajar el tono, volvió a desafiar al equipo TGR:

Lo cierto es que, más allá de lo tan peligroso que resultó el episodio, y la posición en la que quedó el auto del campeón Girolami tras el toque de Altuna, no da la sensación de haber sido para «eliminar» al cordobés. También parece desmedida la reacción de Furlan,  dirigida a un piloto muy experimentado y que lejos está de ser tildado de «sucio». Tal vez, el incidente sacó a la luz alguna vieja rencilla o cuenta pendiente que sólo los protagonistas deben conocer.

 

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre