IMPARABLE.

Dos victorias en dos carreras del Súper TC 2000. Dos triunfos en tres presentaciones en el Turismo Nacional, con la salvedad de que un desastroso final choque incluido le podría haber sumado un nuevo lauro o, al menos, un segundo puesto. Lo cierto es que el presente de Leonel Pernía es demoledor y lo dejo en claro en Centenario, donde se llevó una trabajada victoria en la Clase 3 que le permite ir recuperando terreno en su objetivo de defender la corona.

El Tanito, que partió desde el quinto puesto con el VW Vento con el que había hecho la pole, aprovechó cada momento para ir escalando. Primero, cuando un toque entre Toyota Corolla de Mauricio Lambiris y el Ford Focus de Emanuel Moriatis le permitió ganar dos lugares. Y luego, cuando en un lapso de tres vuelta pudo superar al escolta Carlos Okulovich, con el Honda Civic, y al entonces líder Facundo Chapur, que penaba con problemas en el motor de su Focus.

SpeedAgro

Una vez adelante, Pernía exprimió todo el potencial de un auto que, a esta altura del campeonato, parece invencible: en La Pedrera, de no ser por el incidente con el Patito Yannantuoni sobre el final, hubiese sumado un triunfo o un segundo puesto mientras que, tanto en Toay como en Neuquén, se llevó el triunfo. Y eso que no corrió en El Villicum por una sanción.

«Entre el fuerte golpe de Pipkin en la rueda trasera y que no estuve fino en la puesta a punto para la final porque leí un poco mal la situación de la pista, nos costó. Si bien teníamos el ritmo de los de punta no estaba mejor. Por eso creo que me salvó el pace car, porque pude reiniciar, superar a Lambiris y aprovechar la maniobra entre Okulovich y Chapur, y los problemas que tuvo Facu en el motor», explicó el tandilense.

Josito remontó 13 puestos para volver a subirse al podio.

Para destacar, la gran carrera de Josito Di Palma, que se alzó con el último lugar del podio detrás de Okulovich. El arrecifeño remontó desde el puesto 16 con su estilo inconfundible y gracias a un Peugeot 408 que funcionó a la perfeccción, para así lograr su segundo podio consecutivo en la Clase 3.

EL PIBE PUSO PRIMERA

La Clase 2 no sólo sigue sin repetir ganadores, sino que ahora le tocó a un primerizo: Gastó Iansa. Con un Ford Fiesta demoledor, el también carnicero fue amo y señor de la final y, así, pudo lograr el tan ansiado primer triunfo que, también, lo acomodó en la pelea por el campeonato.

«Fue rara mi primera victoria, no me la esperaba así, pensé que iba a ganar por primera vez llegando sin puertas más o menos, siempre estoy acostumbrado a estar peleándola en el pelotón del medio», señaló el pibe de San Vicente. «El objetivo es intentar pelear por el campeonato, tenemos que seguir por este camino, sumando buenos puntos en todas las carreras», agregó.

Tanto la buscó que, en Neuquén, Iansa se dio el gusto de ganar.

Detrás de ganador llegó el Fiat Palio de Ever Franetovich, nuevo líder del campeonato, mientras que el podio lo completó Juan Pablo Pastori con el Toyota Etios. Agustín Herrera, que había llegado como líder del torneo, arribó séptimo con el Renault Clio y perdió su sitio de privilegio.

Repasando en limpio, Franetovich mira a todos desde lo más alto con 116 puntos, Herrera tiene 103, Iansa 96 y Nicolás Posco, 15° en Neuquén con el Fiesta, 92.

La próxima, el 2 de junio en Concordia.

 

Fotos: prensa APAT y G Racing Car.

 

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre