EN BRASIL SE HA PLANTEADO LA DISPUTA, EN TORNO AL LUGAR DONDE SE CORRERÁ A FUTURO EL GRAN PREMIO DE F-1.

¿En que lugar va a correr la Fórmula 1 en 2020, en San Pablo como hace casi tres décadas o en Río?. La decisión para que se encuentra en manos de Liberty Media, el conglomerado dueño de la Máxima. Continuar en el tradicional Autódromo José Carlos Pace en Interlagos, en los alrededores del gigante San Pablo o bien, retornar a la cidade maravillosa donde corrio a fines de la década del 70.

En juego hay una multiplicada de factores que marcan el potencial del Gran Premio de Brasil, y por ende,los tironeos que ocasiona. Brasil es el país donde la F-1 muestra las mayores audiencias. En 2018, fueron 115,2 millones de telespectadores brasileños los que no se perdieron el gran premio en su pais; muchos más que la cantidad de chinos que observaron el paso de la F-1, 68 millones. A su vez, en Estados Unidos fueron 34,2 millones los telespectadores.

SpeedAgro

Interlagos alberga a la F-1 desde los años 70, con intervalos cuando se corrió en Río; el contrato que liga al autódromo paulista con Liberty Media finaliza en 2020 y por el momento, la renovación no se ha producido. Hace poco, el controvertido presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, disparó la polémica al decirque el GP de Brasil de F-1, se iba a correra desde el año que viene en Río. A ese efecto, se iba aconstruir un autódromo nuevo en seis o siete meses. Habrá que recordar que el anterior, ubicado en Jacarepagúa, desapareció (en su inaguración en 1978, ganó Carlos Reutemann con la Ferrari T2). En el predio fueron construídas instalaciones para los Juegos Olímpicos 2016 desarrollados en Río. Las declaraciones de Bolsonaro, tuvieron gran repercusión y apoya decididamente la idea de trasladar a Río el gp brasileño.

La largada. Una postal clásica de la F-1 en Interlagos.

Ante los dichos del presidente, sobre los plazos para construir un nuevo autódromo en Río, especialistas como JR Pereira, CEO del consorcio a cargo del proyecto, Rio Motorsports, explicó que en realidad, «la duración de las obras demandarían 16 o 17 meses”. Por su lado, el alcalde de Sao Paulo, Bruno Covas, se dijo “sorprendido” por el anuncio, y aseguró que las negociaciones para renovar el contrato en la mayor ciudad de Sudamérica estaban “adelantadas”. En cuanto al gobernador del estado de Sao Paulo, Joao Doria, se mostró más categórico: “El GP se disputará en Interlagos hasta 2020 y continuará. Si Rio quiere competir por la F1 con Sao Paulo, puedo garantizar que Sao Paulo tiene más oportunidades de vencer”. “Hay un aspecto político importante”, explicó Victor Martins, director de Grande Premio, principal página de información sobre el deporte automovilístico en Brasil, recordando que Doria no oculta sus ambiciones presidenciales para 2022.

Las hermosas playas, el clima ideal, la amplia capacidad hotelera y las opciones numerosas para los visitantes, atributos principales ostentadas por Río. El proyecto del nuevo autódromo refleja la ambición que tienen los cariocas, tendría una capacidad para 130.000 espectadores, más del doble que Interlagos, y el dibujo diseñado por el célebre arquitecto alemán Hermann Tilke, quien hizo los circuitos de Hockenheim, Shanghai y Sepang. El presupuesto ha sido estimado en 697 millones de reales (unos 170 millones de dólares) para una construcción que debe ser financiada por sectores privados. “Escuchamos lo mismo para el Mundial de Fútbol-2014 y los Juegos Olímpicos en 2016, pero al final habrá inevitablemente dinero público”, ha dicho desconfiadoVictor Martins, pese a la negativa categórica del consorcio y a la situación financiera del Estado de Rio, cerca de la bancarrota.

¿Donde se haría el nuevo autódromo carioca?, en un terreno minado, literal y figuradamente, utilizado como zona de entrenamiento por el ejército en el pasado, ubicado en Deodoro, barrio popular al oeste de Rio donde se construyeron parte de las instalaciones de los Juegos 2016.

La fiscalía brasileña pidió suspender la concesión para el nuevo circuito, al no haberse presentado un estudio sobre su impacto ambiental; pero el consorcio fue declarado vencedor por la alcaldía de Rio el 20 de mayo pasasdo, ante la ausencia de otros competidores. JR Pereira asegura que el informe ya fue solicitado, y que los trabajos no comenzarán “hasta que no se obtengan las licencias necesarias”. El consorcio afronta una carrera contra el tiempo, ante la metea de finalizar el nuevo autódromo a modo de que la Máxima corra en noviembre de 2021. “Creo que la F1 se quedará en Sao Paulo, porque dudo que haya un autódromo y, si lo hay, que esté listo en 2021”, considero Victor Martins. A la F-1 le gustaría contar con el gran premio brasileño en Rio, pero construir un circuito y hacer la carrera, «no se consigue de un día para otro”, concluyó.

Fuente: AFP

Fotos: gentileza Lat Images (portada) y F1.com

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre