CORINNA SCHUMACHER, JUNTO A SU HIJO EL DIA QUE MANEJÓ UNA FERRARI, COMO LO HICIERA SU PADRE.

Mick Schumacher, hijo del legendario Michael, siete veces campeón del mundo de Fórmula 1, ante la atenta y seguramente, emocionada y conmovida mirada de su madre Corinna, se subió hace unos días por primera vez a una Ferrari, fue en el circuito de Sakhir donde se corrió el GP de Baherin, y dio 56 vueltas.

SpeedAgro

“Me gustó, tenía la impresión de estar en mi casa, en el garaje, en un primer momento, con mucha gente que me conoce desde mi infancia”, señaló el hijo de Schumi a quien también acompañó su abuela.

Una sonrisa bien Schumacher la de Mick, con su mirada puesta en su madre; como a Michael a quien acompañó a lo largo de su memorable campaña, no faltó para brindarle el apoyo a su hijo en un día rodeado de significado.

Mick, su madre y su abuela, comparten la mesa con Sebastian Vettel.

«La Ferrari SF90 es increíble debido a su potencia, pero es fácil de manejar, por eso fue que me divertí mucho», contó Mick (se quedó con el sexto tiempo). «Quedé impresionado por la capacidad de frenaje de un Fórmula 1, me pareció que podía frenar muy tarde y que el auto doblaba en la curva de todas maneras”, apuntó luego de un día que no olvidará. En tanto, como sabrás, en la siguiente jornada de pruebas focalizadas en comprobar el rendimiento de los neumáticos Pirelli, Mick integrante de la Ferrari Driver Academy, se subió a un Alfa Romeo.

El hijo de Schumi, de 20 años, actual campeón de Fórmula 3, venía de llegar octavo en la primera carrera del año de Fórmula 2 donde debutó, y sexto en la restante, ambas también en Bahrein.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre