PARECE NO TENER RIVALES.

Otra vez, el MotoGP pasó por Termas de Río Hondo dejando un espectáculo al nivel de lo esperado y con un protagonista sobresaliente: Marc Márquez. Con su honda, el español hizo su quinta pole en seis GP de Argentina y, en la carrera, su dominio fue tan demoledor que, apenas disputadas cinco vueltas, ya había sentenciado la victoria.

El de Cervera, segundo en Qatar luego de un final cabeza a cabeza con Andrea Dovizioso, dejó en claro que, una vez más, es el candidato para repetir la corona que, desde hace tres temporadas, le pertenece sin discusiones. Fue tan avasallante en Termas, que la atención se centró en lo que pasó del segundo puesto hacia atrás. Y allí, claro, regaló espectáculo el ídolo inoxidable: Valentino Rossi.

El español paró a celebrar con la tribuna que lleva su nombre y en la que se agolparon todos sus fanáticos.
Estoy contento porque con esta victoria pasamos a liderar el campeonato, pero más feliz por la manera en que manejamos todo el fin de semana. Ha sido uno de los más sólidos en toda mi carrera en el MotoGP. Comprendí que era en las primeras vueltas donde podía hacer la diferencia y esa fue la estrategia. Una vez que vi la diferencia que llevaba me concentré en un ritmo tranquilo hasta el final, explicó Marc.
SpeedAgro

El italiano, que despierta un fanatismo incondicional, volvió al podio luego de combatir cuerpo a cuerpo con la Yamaha a Dovizioso y su veloz Ducati, capturando sobre el final el segundo lugar con una maniobra marca registrada. A los 40 años, Valentino demostró tanto en Qatar como en Santiago del Estero que, si la moto lo acompaña, puede dar batalla y que tiene cuerda para un rato más.

Dovi se conformó con cerrar el podio, aunque se fue con el sabor amargo de resignar la cima del campeonato ante Márquez. Ojo, sólo van dos carreras y que da mucha tela para cortar. Y esto mismo debe pensar Jorge Lorenzo que, con la otra Honda, volvió a pasar inadvertido en el fecha argentina (llegó 12°), reafirmando que es un circuito que no le cae para nada cómodo. El atenuante es que recién es su segunda carrera en el equipo japonés. ¿Y Maverick Viñales? Abandonó a falta de un giro al colisionar su Yamaha contra la del Petronas de Franco Morbidelli.

Ilustre podio con Valentino y Márquez, quienes se dieron la mano al finalizar la carrera.

Desde Sachsenring (Alemania) que no subía al podio, así que esto es para festejarlo. Este resultado llega en un momento importante para mí y para Yamaha. Todo el fin de semana fue bueno, trabajamos muy bien en la puesta a punto de la moto y en la elección de neumáticos. Estuvo buena la batalla y ganar un puesto en la última vuelta es siempre una satisfacción, celebró Rossi, que festejó los 23 años de su debut en el mundial con un gran resultado.

Quien también hizo vibrar al público y hasta estuvo cerca de, al menos, subirse al podio fue el hispano argentino Gabriel Rodrigo, que con la Honda del Gresini, llegó sexto en Moto3, donde la victoria fue para el ibérico Jaume Masia con KTM, escoltado por sudafricano Darryn Binder con KTM y por el italiano Tony Arbolino, con Honda. En Moto2, triunfo del tano Lorenzo Baldassari, seguido por el australiano Remy Gardner y por el español Álex Marquez, todos con Kalex.

El casco de Rodrigo con los colores argentinos. Gabriel hizo una gran carrera.

La próxima cita del Mundial de Motociclismo será el 14 de abril en el Circuito de las Américas de Austin, Texas.

 

Fotos: MotoGP, Twitter Gabriel Rodrigo y Twitter Marc Márquez.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre