LA CAMPAÑA DE SEBASTIAN VETTEL en la Fórmula 1 no encuentra techo.

Tras lograr su quinto triunfo consecutivo en el Grand Prix de Japón (el octavo de la temporada sobre 15 disputados, más de la mitad), quedó a un paso de conquistar su cuarto título mundial consecutivo, lo que logrará en dos semanas, en la India, llegando al menos quinto, o por delante de Fernando Alonso. La posibilidad que tiene el equipo Red Bull de hacerle un coche a medida de su estilo de conducción, que no puede aprovechar de la misma manera su compañero Mark Webber (quien ayer terminó segundo, pese a largar desde la pole-position), estira hasta el infinito esa posibilidad. Alonso concedió la derrota en Japón. “Yo tendría que ganar todas las carreras que quedaban…”, se rió. Imposible. No gana un GP desde mayo…

SpeedAgro

El coche del campeón posee un truco que, a otra escala, usan los Lotus y los Sauber (que en Suzuka terminaron todos entre los diez primeros): la parte trasera está diseñada de tal manera que aprovecha los gases de escape de los motores para generar fuerza aerodinámica, aunque para ellos hay que acelerar más, especialmente a la salida de las curvas, lo que en la escuadra campeona Vettel hace mucho mejor que Webber; Romain Grosjean (Lotus, tercero) y Niko Hulkenberg (Sauber, sexto) interpretan desde hace un puñado de carreras esa manera de apretar el pedal.

Ocho victorias en 15 Grands Prix, la cuota 2013 de Vettel.

El alemán disfrutó en Japón de una ventaja adicional: su equipo y los rivales jugaron para él. Cuando marchaba tercero detrás de Grosjean y Webber, sin poder superar al líder de la carrera, RedBull pensó en alterar la estrategia para poder hacerlo con las detenciones en boxes a favor. A Webber se la cambiaron de dos a tres paradas; a Vettel se la dejaron en dos detenciones. ¿Resultado? La tercera detención del australiano fue decisiva para que el alemán capturara la punta; luego, cuando Webber venía descontando y parecía que llegaba a superar de nuevo a su compañero, volvió a toparse con Grosjean, sin poder pasarlo. “Sebastian hizo un primer stint bastante más largo que yo y eso le reportó beneficios al final -dijo Webber en el podio- Tres paradas me perjudicó un poquito, me parece…”

Vettel será campeón en la India o, a más tardar, a comienzos de noviembre en Abu Dhabi. Su reinado se extenderá, y lo único que puede alterar su dominio es el profundo cambio técnico de 2014, que significará repartir de nuevo; entre otras razones, porque prescribe motores turbocomprimidos con un solo escape, central y elevado, que restringirá, precisamente, ese recurso que hoy le permite a Vettel ser imbatible.

Por P.V.

Foto: Pirelli

2 COMENTARIOS

  1. Me pasa como en el 2000; pido a las cámaras que me muestren del 3° para atrás. Es aburrido cuando no hay chances de pelea alguna por la punta.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre