BUEN ARRANQUE.

Es el que tuvo Maverick Viñales en el Gran Premio de Qatar, apertura del  Campeonato Mundial de Motociclismo.

Viñales fue acompañado en el podio por el francés Johann Zarco y el italiano Francesco Bagnaia, los pilotos de Ducati quienes sobre el final relegaron en impresionante rush al campeón Joan Mir.

Al estilo del famoso tocayo cowboy, que el actor James Gardner hizo famoso en la serie de la década del 60, el español supo desenfundar en los momentos justos. De esa forma, de menor a mayor construyó sobre la Yamaha una gran victoria. Doblegó a las Ducati de Johann Zarco y Francesco Bagnaia, a priori los favoritos tras su dominio en las pruebas de pretemporada.

Al gran rendimiento de la Yamaha y su capacidad conductiva, Viñales le agregó su maduración personal. Una consecuencia de la reincorporación a pleno de su padre Angel en el equipo,y en la faz privada su casamiento con Raquel y próxima paternidad de Nina.

El español Jaume Masia (KTM) relegó a su compatriota y debutante Pedro Acosta (KTM) en un emotivo final de Moto 3. Gabriel Rodrigo (Honda) integró el grupo puntero y finalizó quinto.

También serenó a Maverick la partida del equipo Yamaha oficial de Valentino Rossi. A propósito del italiano, no le fue tan bien como imaginaba , tras el cuarto tiempo en clasificación. Terminó 12°, y con problemas en el neumático delantero de la Yamaha, A esperar la próxima, el fin de semana en el mismo circuito de Losail. Más adelante apunta Honda tras el opaco debut con Pol Espargaro (8°) y Stefan Bradl (11°). Su esperanza de recuperación está puesta en la tercera fecha (18 de abril en Portugal), ante la posible reaparición de Marc Márquez, su añorada estrella. Tan añorada que el ex campeón Jorge Lorenzo se atrevió a  sentenciar, “Márquez es para Honda lo que Messi es para el Barcelona”.

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre