SIN VUELTAS.

Así fue la respuesta de Matías Rossi ante la pregunta de visionauto, sobre cómo había tomado elreciente deseo de José María López de participar con un Toyota Yaris WRC en la edición 2020 del Rally de Argentina por el Campeonato Mundial, prevista entre el 30 de abril y el 3 de mayo por caminos de Córdoba, la provincia natal de Pechito.

SpeedAgro

“Me extrañó lo de Pechito, porque me parece que el World Rally Car al ser una categoría muy distinta a todas las que él corrió hasta ahora, exige una gran preparación previa, más allá de las reconocidas condiciones conductivas de López”, argumentó Matías quien relativizó los antecedentes de los dos terceros puestos de Carlos Alberto Reutemann en 1980 con un Fiat 131 Abarth, y 1985 en el Peugeot 205 Turbo, con un superficial “eran otros tiempos y los autos eran menos veloces…”. No era tan así Matias. Había autos rápidos, muy rápidos, con numerosos y buenos pilotos, y además las carreras eran más extensas en etapas y recorridos.

Líder del campeonato, con 14 puntos de ventaja sobre Leonel Pernía (Renault), Matías Rossi comparte su Toyota en los 200 Km de Buenos Aires con el uruguayo Santiago Urrutía.

Por su compromiso con el Mundial de Endurance en Shanghai, China , Pechito no pudo compartir, como el año pasado, la conducción de uno de los Toyota con Rossi. Tampoco lo hace como se menciono el alguna momento Fernando Alonso.  El español viene a la Argentina, pero llega el lunes posterior a la carrera del Gálvez para la presentación de la nueva camioneta Toyota GR Sport. El compañero del Misil  es el uruguayo Santiago Urrutía, quien viene de subir al podio en las dos ediciones anteriores de los 200 Km.

“Lo conozco y es muy buen piloto. Me deja tranquilo por la responsabilidad que tendrá que asumir, y que este año para todos los invitados será mayor porque también formará parte de la clasificación”, ha destacado Matías sobre la exigencia especial que tienen los 200 Km de Buenos Aires versión 2019, considerados por el líder del campeonato “como el escollo más serio camino la título, y por eso habrá que tratar de salir lo mejor parado posible….».

 

Fotos: Prensa Súper TC 2000.   

2 COMENTARIOS

  1. Pilotos de formula al rally?Ultimamente la adaptacion a ese cambio parece dificil,ver los ejemplos de Kubica y Raikkonen,se cansaron de chocar,romper autos y nunca se aproximaron siquiera al nivel de los pilotos puros de rally.
    Muy desafortunado el comentario del Misil sobre el Lole,me hace acordar cuando dijo no conocer a Juan Galvez(el muchacho necesitaria algunas lecciones de Historia…).No olvidemos que Lole primero corrio en Turismo Nacional cuando se corria en la montaña,en TC en la ruta y despues descollo en monopostos.Un corredor muy completo el santafesino.
    Pechito tiene un futuro complicado en el exterior,no esta mal que amplie un poco su horizonte si tiene bien claro cuales son sus limitaciones o posibilidades reales.Cuanto demorara en volver a nuestras pistas?

  2. ¿Los Audi Quattro, Peugeot 205 Turbo 16, Lancia Delta, Renault 5 Maxi Turbo y MG Metro 6R4 de la Clase B eran más lentos que los WRC de ahora? Matías Rossi debería saber que hubo vida antes de su nacimiento. Un WRC actual ronda los 350 cv, aquellos autos del Grupo B llegaban a los 500 cv, como mínimo. En 1986, Henri Toivonen probó un Lancia Delta S4 en el autódromo de Estoril y consiguió tiempos no muy distantes de los que habían obtenido los autos de la Fórmula 1 que habían probado dos semanas atrás en el mismo lugar. Se llegó a decir que los tiempos del Lancia lo podrían haber ubicado en un sexto puesto en una hipotética grilla de largada del Gran Premio de Portugal, pero no existen registros de las marcas de Toivonen y los tiempos de la F-1 eran los que se registran en pruebas. Lo cierto es que los autos de la Clase B eran monstruosos, a tal punto que a fines de 1986 la FIA los prohibió, luego de los numerosos accidentes, muchos de ellos mortales, que le costó la vida, entre otros, al mismo Toivonen, en el Rally de Córcega.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre