“SE TENDRÁN QUE BANCAR  LA PRESIÓN”

Con la misma firmeza con la que acelera su Chevrolet Cruze, Agustín Canapino sentenció la particular situación que los principales invitados viven en la 13ª edición de los 200 Km. de Buenos Aires en el Gálvez. Qué lejos está de aquella que en la creación de esta carrera, allá por 2004, le asignaba su ideólogo Pablo Peón al buscar en esos invitados a pilotos extranjeros, para la loable intención de darle jerarquía internacional a la carrera. Así vinieron ex Fórmula 1, figuras del Mundial de Turismo y los principales pilotos del Stock Car Brasileño.

Mariano Altuna es el compañero en el que confía Ardusso para poder descontar puntos a Canapino. «Lo elegí porque es un piloto veloz y con experiencia», comentó Facu.

El tiempo pasó. Peón ya no está. Tampoco su sucesor Antonio Abrazian, recientemente reemplazado por Edgardo Fernández en la parte deportiva, pero los 200 Km de Buenos Aires siguen como un  clásico del automovilismo y de la categoría, pero con un perfil mucho menos internacional. Prueba evidente son los tres pilotos extranjeros apenas, que muestra su lista de 24 binomios. Es la menor cantidad de su historia. Hay dos uruguayos, uno casi argentino como el teceísta Mauricio Lambiris, el otro Santiago Urrutia, de participación en el automovilismo estadounidense, y el brasileño Victor Franzoni, también con experiencia en las pistas norteamericanas.

Una situación inédita en los 200 Km. contribuye al cambio del perfil del invitado. Por primera vez la carrera puede consagrar al campeón, un privilegio que solo está al alcance de Agustín Canapino, si estira a 43 puntos su actual ventaja 19 puntos (196 a 177) sobre Facundo Ardusso, por ahora su escolta más cercano. Difícil, bastante difícil, al punto que casi la descarta el propio Titán al anticipar, “mi objetivo es sumar la mayor cantidad de puntos, para así llegar perfilado de la mejor manera a la definición en el Cabalén…”. ¿Sinceridad ó estrategia?

Viene de concretar otra año muy bueno en Indycar en EE. UU, el uruguayo Urrutia, es uno de los tres extranjeros participantes en los 200 Km. Comparte un Toyota con Julián Santero.

“Por ser una carrera clave para la definición del campeonato, tenemos que tener un invitado que conozca el auto y la categoría, y no un extranjero al que hay explicarle muchas cosas y además viene a ganarse unos pesos”, es la explicación que desde que se conoció la ubicación en el calendario de los 200 Km repitieron los responsables de los equipo que disputan el campeonato, ees decir Chevrolet, Renault y Toyota.

Por todo esto los cuatro candidatos a la corona del Súper TC 2000, se preocuparon por contar con el mejor invitado posible. El líder Canapino eligió a Franco Vivian, que como  contrapartida de su inactividad por motivos presupuestarios, ofrece su capacidad y profundo conocimiento del equipo Chevrolet. Ardusso tiene a Mariano Altuna, ganador, con experiencia en la categoría y otro de los nombres que merecerían un lugar estable. Matías Rossi repite sobre el Toyota el binomio de lujo que forma con José María López, y que le hace decir que “Pechito es la gran carta que tengo a mi favor”. Por último Leonel Pernia, el único de los candidatos que todavía no fue campeón, comparte su Renault con Norberto Fontana, el mismo que en el 2010 le sopló un titulo que el Tanito ya festejaba y el mismo con el que tuvo ásperos enfrentamientos. Ahora está a su lado para ayudarlo en la lucha por el titulo. Todo vale para ser campeón.

 

Fotos: Prensa Súper TC 2000

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre