“¿A CUANTO VAMOS A IR? ¿A DOSCIENTOS?” El chofer se encoge de hombros, como si no supiera hasta dónde va a acelerar esta bestia.

A Sebastien Loeb, nueve veces campeón mundial de rally y compañero de equipo de José María López en Citroen, no le gusta hablar mucho. Por lo menos, por los carriles normales: prefiere hacerlo con los pies. Y la expresión no es despectiva.

SpeedAgro

La bestia, reluciente bajo el sol del mediodía, acumula un pasado respetable. Es el primer coche de carreras que el equipo francés construyó para esta aventura que acabó en el título mundial de Pechito en el 2014. A este C-Elysee del WTCC que cuesta medio millón de dólares le sobra normalmente la butaca derecha, en el que el ocasional visitante va hundido y apresado entre cinturones que quitan el aire de los pulmones. Pero desborda de tecnología y fibra de carbono.

“¿A doscientos? ¿A dos mil?”. Ya se verá. Los más de 350 HP que rugen debajo del capot de fibra de carbono necesitan un procedimiento electrónico para liberarse. Las botitas blancas del menudo francés bailan en secuencia prestablecida y en plena calle de boxes del autódromo porteño, que es dónde se está consumando esta locura, el aparato gime como en una largada habitual, y entonces se desata. A agarrarse.

 

A bordo del C-Elysee con Seb Loeb.

 

Es una de las características notables de la máquina y de este paseo: la violenta aceleración que produce el motor turbo de apenas 1.600 cm3. El coche pesa poco más de 1.000 kilos pero sale disparado como un cohete, el cuerpo empieza a perder su desigual lucha con la gravedad y la primera curva se acerca vertiginosamente.

La velocidad no estremece tanto como la frenada. Equipado con discos de frenos de carbono, el coche obedece en centímetros la orden física que le imparte el pie izquierdo del francés. El circuito elegido para el paseo, el número 6 del autódromo porteño, es una amalgama de 16 curvas en menos de cuatro kilómetros, lo más parecido a un especial de rally sobre asfalto que puede encontrar Loeb en este terreno. Y con curvas a derecha e izquierda, el cuerpo empieza a batir contra los laterales. Ya no hay sonrisas.

Cuando el Citroen sale del Curvón Reutemann, pisando los pianitos mientras el piloto va corrigiendo el volante con movimientos casi eléctricos, llega la oportunidad de disfrutar de algo de velocidad. El display electrónico trepa hasta los 196 km/h y el coche se zambulle en la curva, un instante antes de pisar el freno. Los músculos del cuello sufren tratando de resistir, porque embutida en un casco negro enorme y sofocante, la cabeza pesa mucho y la fuerza G quiere arrancarla para arrojarla sobre el parabrisas. El calor comienza a hacer efecto. Estas carreras duran 60 kilómetros, pero un par de ellos alcanzan para comprender el rigor.

 

Loeb ganó la segunda carrera del WTCC en Termas de Río Hondo.

 

El C-Elysee no corre mucho más que un coche de SuperTC2000, desde ese ángulo no impresiona tanto. Se comprueba luego en Termas, circuito en el que los tiempos del WTCC son apenas un poco más veloces. Pero precisa de freno en las curvas veloces, una precaución innecesaria con un auto de la categoría argentina; la zambullida en el Tobogán, la curva más desafiante del circuito a la que se arriba a 190 km/h, pierde algo de atractivo cuando la velocidad cae al cambiar de trayectoria. No llega nunca a 200. En rectas largas, como las de Termas, alcanzó en cambio los 250 km/h. Suficiente para que Loeb pudiera ganar su primera carrera del 2015 y pensar que puede pelearle el título a Pechito López.

A boxes. La experiencia ha concluido. “Muy bueno” nos despedimos. A Loeb se le escapa un saludo final. Con que hubiera utilizado su muletilla (“For sure”, “seguro”) habría bastado. Pero ya había hablado suficiente con el volante como traductor.

Por P.V.

Foto: Citroen/WTCC.

 

 

 

Jeluz | Productos Eléctricos

3 COMENTARIOS

  1. Pablo y su sana costumbre de redactar las notas con la misma pasión fierrera que profesa. “Un puema”. Gracias.

    • es uno de los mejores periodistas de automovilismo deportivo del pais, por ello le guardo un profundo respeto y admiracion. Soy un fanatico del automovilismo y siempre que puedo me “devoro” todos sus informes y analisis del deporte motor. saludos.

  2. Palabras exquisitamente elegidas y combinadas que me pusieron exactamente en ese auto, con esas sensaciones. Impresionante.

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre