¿DÓNDE ESTÁ?

Varios de los privilegiados espectadores que pudieron ver en vivo la apertura del Super TC 2000 se hacían la pregunta, mientras desandaban el camino de regreso a sus hogares en el cálido mediodía porteño. Un rato antes instalados cómodos en las tribunas del Gálvez, habían visto la repetida imagen del Renault de Leonel Pernía adelante, con el Toyota de Matías Rossi, más como fiel guardaespaldas que como agresivo rival. Con el fresco recuerdo del bombardeo mediático sobre las bondades del Push to Pass para generar sobrepasos y carreras atractivas, esa gente se preguntaba si realmente lo había estrenado el Super TC 2000 en el inicio del campeonato 2021.

Bien al limite fue la maniobra de defensa de Santero por el tercer puesto ante Fineschi. «Tuve que defenderme con todo, porque si me pasaba sabia que no lo podía alcanzar», reconoció el mendocino.

“Lamentablemente no fue lo esperado y la carrera se hizo aburrida”,  reconoció por si hiciese falta, Rossi ante visiónauto. Enseguida explicó porqué pese a que apretó el botón del Push to Pass las nueve veces permitidas, nunca pudo estar tiro de superar a Pernía. “Leo marcó un ritmo impresionante desde el principio, y nunca puede estar a la distancia para intentar el sobrepaso”. Según los pilotos, esa distancia es de un auto un medio o a lo sumo dos. Extrañamente Matías nunca estuvo tan cerca luego de esa impecable largada con la que Leo devolvió gentilezas a Matías por la floja efectuada el sábado. Como cierre teorizó, «si hubiese mantenido la punta en la largada, se hubiera dado una carrera más entretenida porque Leo, con un auto mejor, me hubiese atacado…». Incomprobable.

“No sé, no me acuerdo ahora, si usé el Push to Pass en la largada, voy a fijarme, je…”, decía Pernia con la sonrisa propio de todo vencedor, antes de apuntar otro dato válido sobre el poco protagonismo del Push to Pass cuando contó “fuí intuyendo los momentos en que Matías podía usarlo para acercase y también lo apreté. Esto más la contundencia de mi Fluence hizo que nunca pudiese estar cerca” .

 

 

 

 

 

 

El contundente triunfo logrado en el Oscar y Juan Gálvez  le permite a Leonel Pernía liderar el campeonato. Además se llevó el lindo trofeo de la histórica entrada del arco principal para sus vitrinas (Foto prensa Renault Sport Argentina).
Leo celebra junto al «jefe», Pablo Sibila, presidente de Renault Argentina (Foto prensa Renault Sport).

Esa percepción y astucia de los pilotos para defenderse del tan mentado sistema electrónico instrumentado, también la destacó Julián Santero como resumen de ese duelo con Damián Fineschi. “Intuí los momentos en que Damián podía tirar a pasarme y apreté el botón”, contó el mendocino que tuvo que recurrir a una áspera maniobra al borde de la legalidad (lo apercibieron), para controlar el intento de sobrepaso que por afuera le hizo Damián. El hijo del Fino, sacó el aprobado en el examen inicial como oficial  Renault. Más presencia decisiva tuvo el Push to Pass en el lote intermedio, donde entre los más ambiciosos se abrió paso Agustín Canapino, desde su anteúltimo lugar de largada. Estaba séptimo en la vuelta final, pero sorpresivamente se lo vio llegar 11°. “Fue una cuestión estratégica”, explicó Guillermo Cruzetti, sucesor de Alberto Canapino como responsable técnico del equipo Chevrolet. ¿El objetivo? Evitar el recargo para la siguiente clasificación, impuesto a los primeros del campeonato. ¿Lo entenderán los hinchas de Agustín?

Canapino se acerca al Toyota de Vivian en la lucha por el sèptimo puesto. Lo consiguió el Titán pero en el final lo resignó por estrategia, para no sufrir recargos de puestos en la próxima clasificación.

Resulta apresurado tildar de fracaso al debut del Push to Pass con solamente una carrera cumplida. Hace falta andar más y algunos ajustes. Por eso apenas acallado el ruido de los motores, comenzaron en los boxes del Galvez a escucharse opiniones. “Hay que elevar la potencia plus (40/50 HP) que entrega el sistema”, planteó Miguel Angel Guerra, director deportivo de Renault, tras felicitar Fineschi por el cuarto puesto. “Se podría aplicar también en las carreras clasificatorias”, propuso Rossi al tiempo que Pernia y Santero coincidían en la idea de “prohibir el uso del Push to Pass a quien puntea, para así evitar actitudes defensivas como las que hubo en esta carrera…”. A esas voces se le sumó la más sugestiva en boca de quien como Rubens Barrcichello, posee más experiencia por su participación en el Stock Car brasileño con autos de tracción trasera donde lo utilizan desde hace bastante. “No entiendo que alguien haya podido pensar que el Push to Pass iba a andar bien en autos de tracción delantera como lo del Súper TC 2000, a mi me patinó todo el tiempo cuando lo usé….”, largó el brasileño con su clásica naturalidad.

Patético para definir una realidad del Súper TC 2000, que sigue sin encontrar su rumbo y entregando carreras para el bostezo.

-publicidad-

7 COMENTARIOS

  1. Si el Super estuvo las dos ultimas temporadas en Terapia Intensiva,hoy empezo el funeral de la categoria.Cuanto durara?Con esta dirigencia todo es posible…
    Muy acertado Rubinho,estos idiotas ni siquiera aprovechan a la gente con vasta experiencia que tienen con ellos.

  2. Lo comente el sabado. De nada sirve el push to pass si hay 17 autos y corren en los peores trazados posibles.
    Saludos

  3. Vuelvo a repetir también lo que comenté hace un tiempo ya varias veces. Aunque sea un manotazo de ahogado, es una alternativa correr junto al TC2000 (como hace el TRV6 con el TRSeries), de esa forma habrá un parque más interesante (34 autos), y se generará el condimento de tener que superar rezagados durante la carrera. A los autos de TC2000 les podrían dejar usar los mismos elementos aerodimámicos (spliter y accesorios delanteros y alerón trasero) que al STC2000 para que la diferencia no sea tan grande y les empiecen a la sacar vueltas recién pasada la mitad de carrera.
    Saludos.

    • En el 12 no corren porque es un circuito de rectas largas,los motorcitos franceses a fondo mucho tiempo,pondrian a prueba su confiabilidad o tal vez la exigencia obligaria a services de motor mas rigurosos,cosa que NO hicieron con los v8 y dudo que hayan mejorado con estos.
      Si se juntan con la categoria menor,tendrian que bajar el precio del alquiler de las butacas del Super y NO podrian sacarle la estupidez de plata que le sacan por carrera a Sapag,Garriz,Gagliardi,Milla,Cingolani,etc.
      Atrapados sin salida…

      • Ademas en el 12 quedan expuestos de peor manera los 17 autos. Y creo que tambien no quieren quedar mal haciendo un tiempo de vuelta mas alto que el TC.
        Lo de juntar el parque de las 2 categorias no es lo ideal, pero no les va a quedar otra, ya es muy grave la crisis.
        Saludos

  4. No lo condeno al Puss To Pass de que la carrera haya sido lineal, puede ser interesante su uso, lo que me preocupa en demasía son dos items:
    La escasa cantidad del parque automotor y la gran diferencia de performance entre marcas y pilotos, en ello contribuye enormemente el presupuesto que tenga cada equipo y lamentablemente al paso de las competencias se va a sentir cada vez más.
    Equipos, técnicos, fábricas y responsables de la categoría se deben reuniones sin especulaciones para sacar al Super del pozo que lo han metido y tentar a otras marcas con reglas claras, una de ellas si el horizonte es claro podría ser Nissan con su reciente modelo Sentra.
    Porqué no reunirse con Cuervo,pedirle disculpas cuando corría con Ford, la primera lo desclasificaron en vez de una advertencia y todas las otras que corrió le tocaba los peores motores dado a que los mejores eran para los equipos oficiales.Y… se cansó.
    Al Manu lo semicorrieron ya en la primer carrera cuando venía para ganar y reventó una goma,como más de la mitad del parque de la categoría, eso no debe de ocurrir más, hay que sembrar el bien para cosechar el bien, el que siembra vientos cosecha tempestades.
    En fin, no hay que quedarse de brazos cruzados mirando que otros solucionen lo que ellos generaron.-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre