LO QUE ES MUCHO DECIR

Niki Lauda construyó una leyenda en torno al famoso accidente de Nurburgring, en 1976, del cual se repuso milagrosamente para ganar luego su tercer título mundial de Fórmula 1. Pero lo que vivió en 2018, con un doble transplante de pulmón, fue para el austríaco «cien por ciento más difícil» que aquella tragedia. «Después de Nürburgring regresé inmediatamente, ahora estuve en cama durante cinco meses«, admitió en el primer reportaje que brindó tras su salida del hospital vienés en el que le salvaron la vida.

SpeedAgro

La leyenda del automovilismo habló con el periodista austríaco Wolfgang Fellner, del diario «Austria», sobre su vida después de la operación y le dio información personal. Aquí se reproduce parte de esa entrevista:

«Niki Lauda pasa Navidad en Ibiza. Celebra la Nochebuena con su esposa Birgit y los gemelos Mia y Max. Ayer, por la tarde, le dio a Wolfgang Fellner la primera entrevista después de su trasplante de pulmón. AUSTRIA alcanzó a la leyenda de la Fórmula 1 en el teléfono móvil. La voz de Lauda sonaba como siempre. Dejó una buena impresión en el teléfono. ‘Me alegro de estar en Ibiza ahora. Hace 18 grados aquí’, dice. Sus pulmones funcionan perfectamente. Todavía le falta para poder caminar sin andador, pero eso es normal después de cinco meses en la cama. «Nunca he estado en una lucha tan mortal».

-Feliz Navidad, es sensacional escucharte.
-Gracias, es cuesta arriba, gracias a Dios.

-Ya suenas como antes …
-Bueno, tengo que entrenar mucho aquí en Ibiza, recuperar el físico, entrenar aquí a 18 grados. Es perfecto aquí. Gracias a Dios vine aquí.

-La pregunta que todos se hacen: ¿Cómo estás?
-Básicamente bien, los pulmones funcionan perfectamente, eso es lo más importante, solo tengo que obtener más fuerza muscular. Después de todo, he estado en cama durante cinco meses, los músculos se han ido.

-¿Cómo practicas exactamente?
-Necesito reconstruir el músculo a través del entrenamiento de fuerza. En realidad, entreno con fisioterapeutas todo el día: por la mañana, por la tarde, por supuesto, entre los períodos de descanso. Pronto podré caminar nuevamente sin apoyo.

-¿No estás cansado?
-Por supuesto que no puedo hacer mucho, tengo que encontrar el equilibrio adecuado.

-¿Fue la experiencia también una carga psicológica enorme para ti?
-Por supuesto que no escuché sobre la operación, pero como me condené a no hacer nada durante meses en el hospital, decidí que solo era egoísta pensar solo en mí mismo. Todos los días contaba los conductos de ventilación por encima de mí en la habitación. Necesitas algo para sacarte de este estado de inactividad. Si algo ha sucedido políticamente, mientras tanto, no me ha interesado en absoluto. Me centré únicamente en sentir mi propio cuerpo. Esa fue la mejor decisión que tomé. Como resultado, nunca entré en una rutina negativa, nunca fui desmotivado. Siempre estaba de buen humor y solo luchaba para recuperar mi cuerpo.

-Eso debe haber parecido una eternidad, ¿verdad?
-Me acogieron durante el verano y cuando volví a salir, era invierno; una locura, durante meses solo acostado en la cama. Rodeado de personal que de alguna manera me mantenía vivo. Esa fue sin duda la peor experiencia de mi vida.

-¿Ahora es lo mismo otra vez?
-Todavía no tengo ninguna fuerza, pero todo lo demás es igual. La cabeza funciona maravillosamente. Los médicos han tomado la decisión perfectamente correcta de dejarme ir lo más rápido posible, en un entorno diferente. Birgit estaba a cargo. Ella siempre le preguntaba a los médicos: déjalo salir o él se irá solo. Y así es exactamente como era.

 

Junto a Toto Wolff, el director deportivo de Mercedes. Lauda ocupa, todavía, un cargo no ejecutivo en el equipo campeón del mundo de Fórmula 1

-¿Pensaste también si no era demasiado con la aerolínea y tus otros campos de actividad?
-No, eso es lo que me dijeron los doctores. Acabo de tener una infección viral en los pulmones, puedes hacer eso, cualquiera puede. Eso fue un contagio, y si entra en los pulmones, no puedes detenerlo. Los médicos han intentado por todos los medios salvar mis pulmones, pero no ha sido posible. Incluso hay una vacuna contra la infección. Pero eso no tuvo nada que ver con demasiado trabajo o sobrecarga. Por supuesto, estoy de acuerdo con las cosas ahora para que la máxima prioridad siga siendo la adecuada. Pero según los médicos, estaré completamente restaurado.

-¿Cuándo volverás a Austria?
-Ahora me voy a quedar aquí. Por supuesto, tengo que ir a Viena una y otra vez para comprobar la sangre y los otros valores. Pero luego vengo aquí una y otra vez a Ibiza, porque este clima no puede ofrecérmelo Viena. Y vivir más tranquilo es más fácil aquí.

-¿Ya puedes manejar un auto?
-Si te digo la verdad: Sí. He conducido alrededor de tres veces en mi propiedad. Pero, como Hamilton, un punto importante: tengo que frenar con el pie izquierdo, porque no quito el pie derecho del acelerador. 

-¿Qué estás haciendo realmente durante el día? ¿Ves televisión, lees un libro?
-No tengo tiempo para leer. Me levanto a las ocho de la mañana, luego comienzo mi programa de entrenamiento, desayuno con los niños y luego a la cancha de tenis. Desde el mediodía, otra vez lo mismo. Me dieron un buen plan, un plan perfecto. Lo único que realmente me importa es cómo volver a levantarme lo antes posible.

-¿Es el momento comparable al momento en que encontró su camino de regreso a la vida después de Nürburgring?
No, eso no es comparable, porque nunca he estado en una lucha tan mortal como ahora. Por supuesto, no escuché nada, pero Birgit, mis hijos Lukas y Matthias, que estuvieron conmigo durante toda la fase de operación, me dijeron luego lo difícil que fue para ellos. La pelea fue difícil.

-Bueno, esta vez fue más difícil que hace cuarenta años.
-Sí, cien por ciento más difícil. Después de Nürburgring regresé inmediatamente, ahora estuve en cama durante cinco meses.

-Eso significa que fue muy apretado esta vez …
-Sí, tuve la suerte de estar en el lugar correcto en el momento adecuado. Y se lo debo al profesor Klepetko. Él dijo: «Si continuamos tratándolo solo médicamente y no a la máquina pulmonar, él está muerto. Eso sucedió entonces y, afortunadamente, llegó relativamente rápido al nuevo pulmón».

-Así que actualmente no estás interesado en política, pero sí en Fórmula 1 …
-Sí, claro que miré las carreras finales. Ligeramente restringido, sin embargo.

-En el periódico, ¿solo lees lo que sale sobre ti?
-Pero solo si me lo muestra Birgit …

Lauda y su mujer Birgit. Ella le donó, años atrás, un riñón para trasplante

 

EL TRASPLANTE DE PULMÓN EN AGOSTO

El sábado 4 de agosto, al mediodía, en una sala de terapia intensiva del Hospital General de Viena, Niki Lauda abrió los ojos. Emergía de un coma profundo al que había sido sometido cuatro días antes, cuando estuvo a punto de morir tras el colapso de sus pulmones, 42 años después del tremendo accidente en el circuito de Nurburgring que cambió su vida para siempre. Su confusión era evidente: no recordaba dónde estaba, no conseguía emitir sonidos pero al menos podía respirar. Toda Austria respiró con él.

«La recuperación de Niki Lauda (69 años) está siendo muy satisfactoria», señaló entonces un comunicado del hospital. «Apenas 24 horas después de la operación, ya estaba totalmente consciente, se le retiró el tubo de la respiración y pudo respirar por sí mismo«. La satisfacción por el restablecimiento coincidió con la revelación de lo sucedido: el extricampeón mundial de Fórmula 1 estuvo a punto de perder la vida.

Una gripe mal curada que contrajo en Ibiza se transformó en neumonía cuando Lauda voló a Viena para internarse, el pasado 20 de julio, en el hospital. Su condición física de trasplantado –ya había recibido dos riñones en 1997 y 2003– le impedían tomar los medicamentos necesarios.

Recluido en terapia intensiva, su estado empeoró cuando sus pulmones colapsaron. Después de dañarse severamente en el accidente de Nürburgring, en 1976, con los años habían perdido su carácter funcional. Los especialistas le indujeron un coma farmacológico y lo conectaron a una máquina que bombeaba oxígeno directamente al torrente sanguíneo y a su corazón, para mantenerlo circunstancialmente con vida, mientras decidían que solo un trasplante de pulmón podía salvarlo. «El pulmón ya no funcionaba y Lauda no habría sobrevivido sin
uno nuevo», reveló entonces el diario vienés Austria. El protocolo europeo exige que los pacientes puedan ser colocados en un alto nivel de urgencia solo cuando la supervivencia se estima entre tres y siete días. Era el caso de Lauda.

El miércoles 1° de agosto -el día en que se cumplían 42 años del accidente- se encontró en Hamburgo un pulmón adecuado para el trasplante. Fue llevado en un avión especial a la capital austriaca y el jueves 2, un equipo de diez especialistas liderado por el profesor Walter Klepetko, lo intervino durante seis horas.

El sábado 4, Lauda despertó. Se le retiraron los tubos de respiración artificial: el pulmón trasplantado no mostró rechazo, y el expiloto ya sabe (a causa de sus riñones) que precisa una medicación de por vida para evitar el rechazo del órgano: en los primeros días de recuperación debió ingerir hasta 50 píldoras diarias. Recién este mes fue dado de alta.

La tenacidad de Lauda, que lo llevó a superar el accidente de 1976, quedó expuesta una vez más durante la internación, cuando todavía no se había decidido el trasplante. Desde el hospital negociaba personalmente la venta de su aerolínea de bajo costo Laudamotion, de la que posee el 75 por ciento de las acciones. Ya había decidido que una doble carga laboral era excesiva y prefería dedicarse a su cargo de presidente no ejecutivo del equipo Mercedes de Fórmula 1

Fotos: elmundo.es y Mercedes AMG F1

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre