PARADA BRAVA.

Es la que sin dudas tiene el fin de semana el Turismo Nacional en el arranque de su temporada, nada menos que entre los muros que delimitan el circuito Carlos Bassi del complejo La Pedrera, en Villa Mercedes, San Luis. Un trazado que sufrió modificaciones (se amplió el ingreso y la vía del escape de la curva 3, aquella del múltiple choque entre Moriatis, Okulovich y Catalán Magni), desde la última y accidentada visita del Turismo Carretera en septiembre pasado, pero que mantiene sus riesgos y la alta posibilidad de llevarse varios autos golpeados.

Los trabajos en la Curva 3 de La Pedrera comprendieron el movimiento interno de los muros y esto permitió ganar 2,40 metros de pista y mejorar la visión a su ingreso.
SpeedAgro

“Nos espera una carrera difícil, pero no es una apuesta riesgosa la decisión de correr en La Pedrera. Además, hemos instruído a los pilotos para que tomen conciencia de que no es un escenario más y se cuiden. Confío en que sabrán comportarse aunque cuando se suben a los autos y se ponen el casco, muchos  se transforman…”, le dice el presidente de APAT a visionauto con el mismo tono con el que anticipa que el parque automotor iba a oscilar entre los  60 y 70 autos. “Una cifra que es buena para los tiempos difíciles que vivimos”, apunta Paoletti, con el reconocimiento de la crisis económica que vive el país, y a la que no escapa el Turismo Nacional al punto que hasta los últimos días estuvieron comprometidas las continuidades de campeones de la categoría como Emanuel Moriatis y Facundo Chapur, a la vez que se confirmó la baja de un histórico como Ezequiel Bosio.

“Por esa situación económica mantendremos el calendario de 12 fechas”, agrega Paoletti y anuncia que además de La Pedrera tiene confirmadas las tres siguientes en Toay (24 de marzo),  El Villicum  (21 de abril) y Neuquén (12 de mayo). Y ya en al segunda parte de la temporada,  las presencias en Río Hondo (septiembre), San Nicolás (17 de noviembre) y el Premio Coronación en Rosario (22 de diciembre). Para las seis restantes hay distintas gestiones, y entre las más avanzadas se cuenta el retorno al alargado y reasfaltado Autódromo de San Jorge, una de las plazas más tradicionales y convocantes de la categoría.

La temporada 2019 será la segunda consecutiva que no vea la presencia el TN en el Gálvez. Lamentable, pero acorde a las circunstancias económicas e institucionales que predominan actualmente en el autódromo porteño.

“También tenemos la idea de una carrera especial. como la que hicimos hace dos años en Buenos Aires con la participación de pilotos invitados”, revela Paoletti, quien ante la inevitable pregunta sobre si su escenario volverá a ser el Oscar y Juan Gálvez porteño, tiene una terminante respuesta.

No. Actualmente es imposible hacer una carrera en Gálvez. Es muy caro, con un costo diez veces mayor que cualquier otro circuito, y tedioso por la cantidad de cosas que te piden. Hace dos años la última carrera que hicimos nos costó unos 4.600.000 pesos, y este año hubiese andado en los 8.000.000 además del canon propio de toda carrera. Y no sólo está la parte económica, también hay que cumplir un protocolo previo con muchas pautas especiales, la mayoría sin sentido, Ojalá y por el bien del automovilismo, esto se revierta en el futuro aunque no sé si a la gente que tiene a cargo el Gálvez le interesa realmente el autódromo o lo quieren para otra cosa…”.

Esta última es la gran cuestión, por la que cada vez son menos las categorías nacionales que pueden correr en el Gálvez.

Fotos: Prensa APAT

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre