¡URUGUAYO!, ¡URUGUAYO!

Mauricio Lambiris no se define como un piloto profesional. “Lo sería si me dedicase totalmente al automovilismo y me pagarían”, le reconoce a Visión tras debutar como ganador en el TC. Y nada menos que en Rafaela en una carrera entretenida, por el permanente duelo con Agustín Canapino. Un triunfo que cerró nada menos que 80 años sin un éxito de un piloto uruguayo en el TC, y que hasta el domingo tenía como lejano antecedente el de Héctor Supicci Sedes en el Gran Premio del Sur de 1938. También con Ford.

El duelo chapa a chapa entre Rossi y Canapino en la 2ª serie fue lo más emotivo de la fecha del TC. Prevaleció el campeòn y el Misil recibió un injusto apercibimiento que lo hará largar último en su serie en Paraná.
SpeedAgro

A Los 31 años (nació en Montevideo el 3/3/87) este uruguayo, residente  desde joven en Argentina tiene como actividad principal su trabajo en su empresa de despachos fiscales en la Aduana, junto a su padre Jorge. Esto le da un buen pasar económico, y a su vez  le permite disponer de los 800.000 pesos por carrera necesarios para integrarse al equipo SurCam dirigido por Omar Martínez. El mismo Gurí quien lo guió en sus pasos iniciales en el TC Mouras, cuando por encima de su gusto por el boxeo, Lambiris decidió encarar el automovilismo por el camino de la ACTC.

Todo esto no quita que Lambiris maneje rápido y bien los autos de carrera. Y Lambiris manejó muy bien y muy rápido, como destacó su derrotado Agustín Canapino, en un atractiva Carrera del Millón, donde mantuvo a raya al siempre peligroso Titán en la largada y los dos relanzamientos. También conservó la tranquilidad cuando el campeón se tiró en el frenaje en la vuelta final y por unos segundos le quitó el liderazgo.

Por algunos metros Canapino superó en plena recta a Lambiris, pero a la hora del frenaje prevaleció el uruguayo. Un duelo emocionante.

“Venía frenando al limite y sabia que si Canapino frenaba más tarde que yo no iba a poder entrar”, contó el uruguayo mientras recibía el saludo de sus compatriotas. Dicho y hecho. Canapino no entró, y Mauricio recuperó definitivamente el primer lugar. Así terminó con una espera de 53 carreras iniciada el 22 de marzo del 2015 en Concordia. Determinante en esta ansiada victoria fue haber saltado a la pole de la final tras el recargo que quitó de ese lugar clave a Mariano Werner (inicial vencedor en la serie más veloz), por un toque a Juan Pablo Gianini en los metros iniciales.

Gianini fue un cercano espectador del duelo Lambiris-Canapino. “La entrada del auto de seguridad me complicó”, dijo el de Salto, que igual pudo defender su lugar en el podio ante el ataque final de Nicolás Bonelli.

“Esta victoria marca un quiebre en mi campaña porque me da la tranquilidad para encarar el campeonato y la disputa del titulo. Cambió mi cabeza y la del equipo. No soñaba con el millón de pesos , soñaba con ganar y se dio. Ganar mi primer carrera en TC  ante uno de los dos mejores pilotos de Argentina y en un circuito emblemático como Rafaela es algo que no se puede comparar con nada”  largo Mauricio con una serena felicidad que contrastó con el rostro serio de Canapino. “Saben que no me gusta perder y no lo disimuló”, se excusó Agustín al tiempo que tenía fugaz vida el rumor sobre una denuncia de su equipo a Lambiris por cortar la segunda chicana.

¿Qué repercusión pensás que pueda tener tu  victoria en Uruguay?, preguntó Visión luego que Lambiris recibiese  en el podio, el trofeo y el simbólico cheque (foto de apertura) de manos de la modelo Nicole Neumann.  ”Espero que mucha. Por ser un país pequeño y de pocos habitantes, no está muy desarrollado el automovilismo y es muy difícil conseguir presupuestos, pero en los últimos años se ha notado un crecimiento”.

La ex del Poroto Cubero, con su nuevo amor, estuvo en Rafaela, por un instante dejó de lado su glamour, y comenzó a tirar gorritos a los hinchas que festejaban al pie el podio. Después  de cumplir con su presentación por la que percibió jugoso cachet, bajó del podio y preguntó a su pareja, “¿ya está?”, antes de irse caminando como una modelo que es y con un más que insinuante escote, para emprender el viaje de retorno a Buenos Aires en auto. Se dijo que le habían ofrecido viajar en un avión privado especialmente fletado, pero que la blonda miedosa por el mal tiempo, prefirió encarar la ruta y trasladarse por tierra.

El triunfo de Lambiris cerró 80 años sin un festejo uruguayo en el TC y prolongó la sequia ganadora de Canapino en Rafaela. “Me ganó bien” admitió el Titán.

“¿Qué falta para que el TC vaya a correr en Uruguay?, le consultó VA al uruguayo, “un proyecto serio con inversión y decisión”, respondio el dueño del millón.

Inversión y decisión fueron los pilares que sostuvieron el camino de Lambiris rumbo a  la primera victoria en el TC. Esa que necesitaba más que el millón de pesos que cuando lo reciba, adelantó, lo va a donar a la Fundación Argentina Cientifica Establo Terapeutico (FATEC), una entidad que asiste a chicos con dificultades. La mejor acción para completar su gran fin de semana.

 

Fotos: Prensa ACTC y AIF

VisionAuto en Instagram

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre