ALGO ES ALGO

Por lo menos alguna enseñanza quedó del opaco paso del Súper TC 2000 por Rafaela. Desde el fin de semana en El Zonda, surgió la posibilidad que en caso de completar el total de vueltas, o el tiempo máximo con el auto de seguridad en pista, la carrera agregue dos vueltas más a velocidad pura, para que la competencia finalice como deber finalizar una carrera de autos. Esta franquicia queda anulada si en esas dos vueltas extras, se prolonga la presencia del auto de seguridad. Ahí sí, la carrera termina neutralizada.

Rossi se acomoda adelante seguido de Yannantuoni,quien ya le ganó el segundo lugar a Santero que porfió y perdió con Rossi en la curva inicial. “No regalé nada y llegamos a rozarnos”. contó Matías sobre la disputa con su coequiper.
SpeedAgro

“Me parece muy buena la decisión porque no nos gusta ganar con auto de seguridad”, coincidieron Matías Rossi, vencedor de punta a punta de la carrera clasificatoria, y Agustín Canapino, tercero, tras sus vanos intentos por quebrar la resistencia del  Peugeot 408 de Fabián Yannantauoni.

“Se defendió muy bien el Patito. No tiene las canas al pedo…”, comentó con humor el Titán, el arrecifeño dijo que no tenía mayores expectativas para impedir que su archirival Rossi rubricara con una victoria final su visita a San Juan, y de paso le pusiera el moño adecuado al festejo de Toyota por sus 250 carreras en la categoría.“Los Toyota están en un nivel superior en esta fecha“ sostuvo con sutileza Canapino, aunque aclaró que igual iba a “salir a ganar porque las carreras hay que correrlas y pueden pasar muchas cosas…”.

“Pude aguantarlo y me respetó en todas las maniobras” reconoció Yannantuoni sobre su ardua resistencia al ataque de Canapino. “Intenté con todas las maniobras pero el Patito hizo una gran defensa”, dijo Agustín.

 A Rossi se lo vio tranquilo. ”No tengo la presión de ganar porque sea la carrera 250 de Toyota. Por supuesto que me gustaría ganarla pero es una carrera más para mí. Si, tengo la presión por disponer un buen auto y por lo visto lo tengo” destacó el Misil, siempre cómodo en un circuito tan desafiante como el sanjuanino y con la verborragia de sus días felices.

No es lo ideal ponerle una limitación a las vueltas a velocidad que se pueden dar si el final encuentra a la carrera con el auto de seguridad, pero es un paso adelante respecto de lo visto en Rafaela, donde se dio el neutralizado cierre que remató un fin de semana para el olvido. “La llegada con auto de seguridad y sus varias intervenciones, fueron la gran macana que deslucieron la carrera el Rafaela. Por eso decidimos estas modificaciones y también reducimos de tres a dos las tandas clasificatorias para así tener más tiempo ante los imponderables”, había comentado Antonio Abrazian a Visión en el Zonda. Esta vez no hubo el habitual contacto sabatino con la prensa, de ahora en más reservado a las carreras del Grand Slam (Santa Fe, 200 Km de Buenos Aires y Córdoba), porque segun dijo Abrazian “hablar en todas las carreras produce un desgaste de los temas…”. Tambien evita enfrentar temas conflictivos.

La alusión al final con auto de seguridad, fue el único reconocimiento oficial que el presidente del Súper TC 2000 hizo sobre errores  en la fecha rafaelina. “La cantidad de público fue la misma del 2017, el cambio de la chicana fue decisión de la CDA, y las gomas se rompieron menos que en otras carreras”, agregó Abrazian con una particular mirada sobre otros puntos flacos de la carrera rafaelina que el Súper esperaba dejara atrás en El Zonda. Ojalá lo consiguiera.

Fotos: Prensa Súper TC 2000

VisionAuto en Instagram

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre