SUEÑOS ARGENTINOS.

Volvió a ser noticia Orly Terranova con apenas dos etapas cumplidas de esta 42º edición del Dakar que se disputa por territorio de Arabia Saudita. Y no fue por el lado del escándalo como ocurrió en el tramo inicial con la queja del argentino contra Fernando Alonso (tuvo problemas con los freos y nas pinchaduras de neumaticos) y cayó al puesto 63 en la clasificaciòn general) nada menos, por haberle dificultado el sobrepaso.

SpeedAgro

Esta vez Orly es buena noticia por su acceso al liderazgo de la clasificación general entre los autos tras completarse la segunda etapa que unió Al Wajh con Neom.  Sobre el Mini del X Raid, y con Bernardo Graue en la butaca derecha, Terranova no necesitò ganar el tramo, sino que le  alcanzó el segundo puesto en la etapa a 3m57s del Toyota del sudafricano Ginel de Villiers.

Carlos Sainz (Mini) es la amenaza màs cercana que tiene el liderazgo de Orly Terranova. El español marcha a 4m43s de Terranova.

Esa muestra de regularidad (en la etapa inicial había terminado 6º) es la principal carta que Orly tiene en su objetivo mayor, que pasa en primer instancia por subir al podio final y en segunda por ocupar el escalón más alto. No le será fácil porque faltan 10 etapas  y además tiene como cercanos escoltas a dos experimentados ganadores como el español Carlos Sainz (Mini) y el qatarí Nasser Al Attiyah, y un poco más atrás (8º) al francés Stephane Pertehansel, máximo vencedor de esta carrera. Igual el sueño está en marcha y potenciado por este liderazgo parcial y también por su mayor experiencia y buen momento deportivo que en el recientemente finalizado 2019 le permitió conquistar la Copa Mundial FIA de Bajas en Rally Cross Country. Un logrò que lo afirmò en la consideraciòn del ambiente para este tipo de competencias.

Fernando Alonso no tardò en sufrir la dureza del Dakar. Problemas de frenos en su Toyota lo relegaron al puesto 63. El español se lo tomó con calma junto a su navegante Marc Coma.

Sin ser líder de la carrera, también mantiene plena vigencia otro sueño argentino de alzar el trofeo ganador en el Dakar, en este caso en la especialidad  más competitiva y peligrosa: las motos. Es el del salteño Kevin Benavides que como mejor exponente de Honda ocupa un expectante tercer lugar detrás del puntero, el británico  Sam Sunderland (KTM) y su escolta, el chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna). Esta a 1m12s de la punta y con mucho Dakar por recorrer.

 

Fotos: www.dakar.com

 

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre