Compartir

NO ERA UNA CARRERA MÁS

Era la carrera de despedida  ante su público sobre el Citroen C-Elysée de Turismo Mundial, la categoría que en el Autódromo de Río Hondo, hace tres años, reactivó su reinserción en el automovilismo internacional.

VisionAuto

Por eso tal vez un triunfo más no alcanzaba para que José María López tuviese ante su gente la despedida, acorde a sus pergaminos que van en camino del tercer título mundial consecutivo. Un camino que se sigue despejando al ampliar a 117 puntos su ventaja sobre el portugués Tiago Monteiro, con 220 en juego en las ocho carreras restantes. Necesitaba algo más.

No le fue facil a Pechito superar al húngaro Michelisz.

Pechito lo entregó pese a que, con tribunas escasamente pobladas, no empezó bien por el cambio de impulsor que en la carrera inicial lo mandó al último lugar de la grilla. “Lo cambiamos por precaución porque no teníamos la seguridad que podía durar”, le dijo a Visión durante su paso por el VIP de Citroen, antes de iniciar esa  carrera inicial que lo vio escalar hasta el sexto lugar final  y que adelante mostró la primera victoria del año del británico Tom Chilton (Citroen). Se trata del hermano menor de Max, el piloto que entre 2013 y 2014 largó 35 grandes premios de Fórmula 1.

No importó ese desliz, porque desde el sábado se  sabía que la gran oportunidad de Pechito estaba en la segunda carrera, para la que tenía la pole position. No la pudo aprovechar y el húngaro Norbert  Michelisz le birló el codiciado liderazgo. “Sabía que Norbert largaba bien porque también me habían pasado en Nurburgring, Además yo largaba dese la parte sucia”, contó sobre el motivo por el que antes de encarar la primera curva, el Honda estuvo delante del Citroen.

Cambiar la estrategia para el sobrepaso fue la receta del éxito. “Intenté varias veces por afuera en la curva 5 pero no podía, hasta que decidí variar y comenzar a preparar el sobrepaso en esa curva para concretarlo en la 9”, relató Pecho sobre el momento supremo que llego en el giro 7, la mitad de la corta carrera. “Lo pasé por afuera a Michelisz  y también lo superó Muller. Llegamos  juntos los tres a la siguiente curva, y allí Norbert creyó que era yo quien estaba a su derecha (se trataba de  Muller), perdió la referencia del frenaje y me dejó el hueco por donde pasarlo” ,relató el cordobés sobre  la maniobra de la tarde, y la que movió a los mayores aplusos de todo el fin de semana. Lo merecía.

Guerrieri tuvo un domingo complicado con problemas en su Chevrolet Cruze en la carrera incial. Llegó sexto en la segunda.

 

“Si hubiese estado en las tribunas, también habría aplaudido, je…” ,admitió Pechito tras hacer realidad su 28º triunfo en el Mundial de Turismo; de la temporada y el sobre ocho carreras corridas en Río Hondo. Enseguida, y ya fuera de la pista, Pechito hizo la otra gran maniobra del domingo, al desactivar con sensatez,  la irrespetuosa comparación entre sus 28 triunfos mundialistas en el Turismo con los 24 de Juan Manuel Fangio en Fórmula 1.

“Las comparaciones son odiosas. Fangio lo hizo en al Fórmula 1 que es la máxima categoría, y en mi caso los obtuve en el Turismo, una categoría menor sin menospreciarla desde ya. No hay nada que comparar, Fangio fue único e irremplazable”, rubricó el cordobés, aunque sin por eso dejar de reconocer la validez de su gran cantidad de conquistas en apenas dos temporadas y media.

El gran festejo de Pechito emocionado, junto a su novia Vicky y los mecánicos.

Ganó Pechito pero sin duelo con Esteban Guerrieri. Los hechos no respondieron a las altas  expectativas de Esteban; abandonó en la carrera inicial complicado por un problema de embrague y la rotura de un portamaza tras un toque con el Honda de Monteiro. Y con lo justo llegó a largar la segunda carrera, donde se dio el gusto de terminar en sexto con el Chevrolet Cruze del Campos Racing, que extrañamente no mostró la misma contundencia de entrenamientos y clasificación.

“Esperaba más, pero igual quedé conforme. Me gustó mucho la categoría, superó mis expectativas. ¿Que diferencias noté con los autos de Súper TC2000?, mmm; tienen mayor velocidad de curva por los neumáticos blandos que usa el WTCC, los frenos son tan buenos como los del “Súper”; la potencia es menor pero se empareja en cierta forma con el turbo y la velocidad de los WTCC es algo menor. La verdad, me sentí muy cómodo manejando el Chevrolet , y ahora mi deseo es poder hacer una temporada completa el año que viene; sí, me entusiasmé; me gusta la idea de volver al automovilismo internacional” destacó y planteó Guerrieri sobre su futuro.

“Para correr en el WTCC no se necesita tanto del dinero, alcanza con tener talento y ganas”, había repetido antes a Visión, el francés Francois Ribeiro, el promotor de la categoría.

Esteban Guerrieri demostró que tiene ganas y talento. ¿Y ahora Francoise?.

 

Por Miguel Sebastián (especial desde Termas de Río Hondo)

Fotos: Mónica Paz

1 COMENTARIO

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre