UNA VEZ MÁS.

Y han sido 14 las veces que Stephane Peterhansel levanta el trofeo de ganador al finalizar un Dakar. La flamante conquista en tierras sauditas, octava que el francés logra sobre los autos, es la primera que obtiene en Oriente. Antes había vencido nueve veces en Africa (seis en motos en 1991-92-93-95-97-98 y tres en autos en 2004-05-07), y cuatro (todas en autos en 2012-13-16-17) en Sudamérica. Por eso desde ahora es el Monsieur Dakar de tres continentes como muestra de una vigencia intacta que a los 55 años no conoce límites geográficos.

Stephane Peterhansel y su navegante Edouard Boulanger cumplen el clásico rito del festejo sobre el Mini ganador. La tarea del experimentado Boulanger fue clave en una carrera con mucha exigencias para la navegación.

Profundo conocedor (desde 1988 participó en 32 ediciones) de los secretos del Dakar se corra donde se corra, Peterhansel ha vuelto a exhibir sobre el Mini ese estilo poco espectacular pero sumamente eficaz en la lucha con dos temperamentales como el qatarí Nasser Al Attiyah (Toyota) y el español Carlos Sainz (Mini), los otros componentes del trio que desde hace siete años se reparten las victorias. Sobre las arenas y caminos árabes, Peterhansel sólo ganó una etapa (novena) pero en las restantes siempre llegó segundo o tercero, salvo en la sexta en la que terminó cuarto… Esta gran regularidad le permitió controlar la competencia desde que en la segunda jornada accedió al liderazgo y llegar al final con una ventaja de 13m51s sobre Attiyah y 1h00m57s sobre Sainz.

Vencedor de la etapa final, Sainz mostro una moderada satisfacción. «Estoy contento a medias, contento por el podio, pero no porque no hemos hecho la carrera que nos gustaría. El caso es que no podemos estar 100% satisfechos», largó el español que reitero su disconformidad con el nuevo sistema de navegación. Más duras fueron las críticas de Attiyah pero en su caso dirigidas al reglamento técnico que según su opinión favorece a los coches de dos ruedas motrices: «Es la quinta victoria de los buggies, y creo que la organización tiene que reflexionar porque las reglas no son justas, hay que hacerlas iguales para todos. Tienen ventaja con las ruedas y nosotros sufrimos con los neumáticos. Es como tener una mano con cuatro dedos cuando otros las tienen con cinco», argumentó un contrariado Attiyah, lejos de su sonrisa habitual.

El presidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) Jean Todt se dio una vuelta por el Dakar en la penúltima etapa y conversó con los pilotos. como en la imagen lcon el español Carlos Sainz.

No quiero comentar sobre esto, porque Attiyah ha estado quejándose desde hace años. Nosotros, cuando no ganamos, no lloramos. Es sólo una cosa del ego. Si Nasser tuviera un ego ligeramente diferente, podría haber ganado el Dakar. Su ego lo empujó al punto de querer ganar el Prólogo, y creo que fue entonces cuando perdió la carrera» contestó Peternhansel.

Un verdadero Monsieur Dakar.

 

Fotos: dakar.com

-publicidad-

DEJÁ UN COMENTARIO

Por favor escribí tu comentario
Por favor ingresá tu nombre